www.Notas.Com.Es

...…Noticias Curiosas, Inventos, Avances Medicos, Fenomenos Naturales, Medio Ambiente, …

 

agosto, 2008

...navegando por archivos mensuales

 

El hielo ártico en su mínimo histórico.

Sábado, 30 / agosto , 2008

Iceberg.

El hielo marino del Ártico, considerado por muchos el «refrigerador» del clima mundial, está cerca de batir otro récord a la baja. Según mediciones del Centro Nacional de Nieve y Hielo (Nsidc, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, la superficie helada disminuyó hasta 5,26 millones de kilómetros cuadrados, lo que implica una reducción parcial de 2,06 millones desde principios del mes de agosto. «Esta tendencia negativa se viene repitiendo desde los últimos diez años», subrayan desde el Nsidc. El nivel más bajo se alcanzó el año pasado, cuando se registraron sólo 4,28 millones de km2 a finales del mes de septiembre. Ésta es precisamente la gran preocupación de los científicos estadounidenses, que consideran que la cifra definitiva seguramente se convierta en nuevo récord después del verano.

Transformar la grasa en energía.

Viernes, 22 / agosto , 2008
Pastillas y capsulas.

Pastillas y capsulas.

Imaginen un fármaco que lograra que gran parte de la grasa ingerida se transformara en energía, en lugar de almacenarse. Y que para ello contara con la ayuda de su propia grasa corporal. Tendríamos entonces un tratamiento eficaz para desterrar la obesidad y reducir un buen número de enfermedades relacionadas con el sobrepeso. Ese medicamento «milagro» aún está lejos de llegar a las farmacias, pero dos grupos de investigación estadounidenses acaban de dar un paso significativo para conseguirlo. En un experimento con ratones han incrementado la producción de un tipo de células (adipocitos marrones) que transforman la grasa en energía y evitan que el organismo la acumule. También han comprobado que estas células de la grasa tan especiales pueden obtenerse a partir del tejido muscular. Los detalles de esta investigación se publican hoy en la revista «Nature».

Aunque muy pocos desean tenerla, la grasa es esencial para mantener el equilibrio energético y ayudar a regular la temperatura del cuerpo. Pero no toda la grasa es igual. El metabolismo cuenta con dos tipos de tejido graso: un tejido adiposo blanco que almacena calorías «extra» y el marrón, una grasa «buena» que quema energía para mantener la temperatura adecuada. Gracias a ella se mantienen calientes los mamíferos que hibernan y los humanos al nacer.

Los adipocitos marrones son numerosos en el recién nacido, pero durante la infancia y la edad adulta estas células se desactivan. Así que el reto para la ciencia es dominar el mecanismo por el que las células de la grasa, al formarse, se convierten en marrones o blancas para poder estimular la presencia de los adipocitos «buenos».

Yu-Hua Tseng, del Centro de Diabetes Joslin, y Bruce Spiegelman, del centro oncológico Dana Farber, se han aproximado a este reto por dos vías. El grupo de Tseng ha identificado a una proteína -BMP7- como el mecanismo que regula la producción de esa grasa marrón. Y ha probado que con su ayuda pueden estimular artificialmente la producción de estas células. El primer paso para diseñar un tratamiento.

En «Nature» cuentan cómo inyectaron la proteína BMP7 a un grupo de ratones, con la ayuda de un adenovirus como vehículo. Los ratones tratados fabricaron más tejido graso bueno; pese a comer igual, engordaban menos que los que no recibieron la terapia. Lo curioso es que esta proteína regula también la formación de células musculares, aunque no otros tipos de grasa. Lo que indica que los dos tipos de adipocitos no poseen un origen común, como se pensaba.

¿Músculo o grasa?

La clave para luchar contra el sobrepeso está también en otra proteína, según el grupo del Dana Farber. Los experimentos de Spiegelman muestran que PRDM16 dirige el desarrollo de estos adipocitos «buenos». Al mismo tiempo,confirman que el músculo y los tejidos adiposos comparten etapas del desarollo. Cuando PRDM16 está presente, las células se convierten en grasa marrón y cuando está ausente se convierten en músculos. Nunca en grasa blanca.

A la luz de estos trabajos, las células musculares y los adipocitos marrones están más relacionadas de lo que se pensaba. Hasta el punto de que las células de «grasa buena» «deberían empezar a considerarse como una célula muscular que ha acumulado grasa», indica la investigadora Barbara Cannon en un comentario que acompaña los artículos.

Esa proximidad es lo que permitió a los investigadores del Dana-Farber crear en el laboratorio nuevos adipocitos marrones a partir del tejido muscular de ratones. Y abrir así nuevas posibilidades de tratamiento. Una de ellas sería desarrollar terapias, con la proteína PRDM16 como diana, para transformar la grasa blanca en marrón. Bastaría con que el 2% de los adipocitos blancos de una persona obesa se convirtieran en marrones para acabar con el problema.

Los científicos también creen que se podrían trasplantar adipocitos «buenos», creados en laboratorio, en las personas con sobrepeso para acelerar la quema de calorías. O, quizá, dirigir a las células musculares para que se transformen en células «quema grasa».

En busca del fármaco perfecto.

En el comentario editorial, Cannon dice que las dos investigaciones nos aproximan a una nueva vía para el tratamiento de la obesidad, teniendo como ayuda a estas células marrones «buenas».

La industria farmacéutica lleva años esforzándose por conseguir nuevas moléculas que permitan combatir la epidemia de obesidad. Aún no se ha encontrado un fármaco antiobesidad perfecto. Tampoco hay dietas mágicas. Como el sobrepeso es un desequilibrio entre la energía ingerida y la quemada, las terapias y dietas suelen centrarse en la ingesta -que se coma menos o se absorba en menor medida-sin reparar en la quema.

Vetiver, la planta que salvaguarda la tierra.

Miércoles, 20 / agosto , 2008

La vetiver ha sido tachada en muchas ocasiones de mala hierba. Sus raíces profundizan en la tierra hasta cuatro metros. Su apariencia, a simple vista, no delata su secreto, escondido en el subsuelo. Ni su labor callada, en favor de la fertilidad del suelo. Aunque procede de la India, el gobierno de Tailandia la ha utilizado en los últimos años para luchar contra la erosión. Esta planta se introduce en los amplios cultivos de arroz, para preservarlos y protegerlos de las lluvias y otras inclemencias meteorológicas.

Este fue uno de los ejemplos que puso la ministra de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Tailandia, Anongwan Thepsuthin, coincidiendo con el día nacional de este país, de las políticas medio ambientales impulsadas por la monarquía de este estado asiático. Precisamente uno de los esfuerzos del gobierno tailandés se centra en tomar medidas contra el cambio climático a través de la propia naturaleza.

No hay que olvidar que Tailandia, a pesar de la pujanza del sector turístico, sigue siendo eminentemente agrícola. “El agua es muy importante para el desarrollo de nuestro país, del que dependen los cultivos, pero también la industria y los servicios que ofrecemos a los ciudadanos”, explicó la ministra.

Anongwan Thepsuthin puso de relieve alguno de los proyectos que en materia hídrica se están llevando a cabo. “Y en estos se utilizan los propios recursos naturales”, matizó. En cuanto a las actuaciones concretas, reseñó “la construcción de diques para recuperar y preservar los bosques; la creación de lluvia artificial para luchar contra la sequía; el levantamiento de presas para garantizar el suministro de agua de boca y también para los cultivos; la realización de diques para desviar torrentes y así evitar inundaciones o el propio cultivo de vetiver”.

La representante del gobierno tailandés destacó en su intervención en el palacio de congresos, “los vínculos de amistad que unen a las casas reales de nuestro país y la de España”. Y subrayó que estos lazos se han traducido en proyectos conjuntos en materia “educativa, intercultural, turística y social”.

El comisario de la Expo, Emilio Fernández-Castaño, explicó que “el pabellón se ha realizado con contrachapado de vetiver, que por se una planta bella de forma natural no ha requerido tratamientos químicos y, por ende, contaminantes”.

Gen contra el estrés y la ansiedad.

Martes, 19 / agosto , 2008

Dentro del maremagnum de sustancias y moléculas que forman el cerebro humano investigadores del Instituto Cajal (centro de investigación neurobiológica adscrito al CSIC) han descubierto que el gen de la adrenomedulina -una hormona que dilata los vasos sanguíneos- protege al cerebro de la ansiedad y el estrés.

Alfredo Martínez, el investigador que ha dirigido el proyecto, explicó que los ratones a los que se les había quitado este gen del sistema nervioso se movían más, tenían más ansiedad, que sus hermanos normales pero con una mala coordinación motora característico del síndrome obsesivo-compulsivo.

El estudio, que aparece esta semana en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias estadounidenses (PNAS), pone de manifiesto que en los animales en los que estaba ausente este gen eran más “sensibles a los agentes que dañan el cerebro”.

Otras investigaciones han constatado como se disparan los niveles de adrenomedulina en los estudiantes universitarios en periodo de exámenes en comparación con el resto del curso escolar.

A partir de estos descubrimientos este equipo de investigadores trabaja para ver si la inyección de estas moléculas “puede frenar el daño producido por isquemias o traumatismos cerebrales”, explicó Martínez.

Anticuerpos contra gripe de 1918.

Martes, 19 / agosto , 2008

Casi un siglo después de la desaparición del brote de gripe más mortal de la historia, el torrente sanguíneo de los sobrevivientes aún porta la superprotección contra el virus de 1918, demostrando la notable durabilidad del sistema inmunológico humano.

Científicos examinaron la sangre de 32 personas de entre 92 y 102 años que estuvieron expuestas a la epidemia de gripe de 1918 y encontraron anticuerpos que aún transitan por su cuerpo, buscando liquidar la vieja cepa de gripe.

Expertos manipularon esos anticuerpos convirtiéndolos en vacuna y hallaron que mantuvieron con vida a todos los ratones a los que infectaron con la gripe asesina, según un estudio publicado en Internet por la revista Nature .

No existe la necesidad de una vacuna contra la gripe de 1918, debido a que desde entonces el virus ha mutado mucho de su forma letal y es improbable que sea una amenaza, dijeron los científicos.

Lo más importante del estudio, agregaron, es que confirma teorías sobre que nuestro sistema inmunológico tiene memoria incisiva.

Este es el período más largo de permanencia en la gente de células específicas de combate de males, dijo James Crowe, el principal autor del estudio y profesor del Centro Médico Universitario Vanderbilt en Nashville, Tenesí, EE. UU.

Estos anticuerpos, sin embargo, no sobrevivieron simplemente: han mutado y ahora se sujetan más estrechamente a microorganismos infecciosos que otros anticuerpos. Ello los hace más potentes, agregó el experto.

Crowe dijo que espera utilizar técnicas similares para incrementar la potencia de vacunas que serían más útiles ahora contra cepas nuevas de influenza aviar que podrían tornarse epidémicas.

En 1918, la gripe mató unos a 50 millones de personas en el mundo y el virus estuvo en contacto con casi toda la población, añadió Crowe.

Casi un siglo después de la desaparición del brote de gripe más mortal de la historia, el torrente sanguíneo de los sobrevivientes aún porta la súper protección contra el virus.

Septillizos en Egipto.

Domingo, 17 / agosto , 2008

Una mujer dio a luz a septillizos en Alejandría, norte de Egipto, un hecho que fue calificado de “milagro divino”, por el médico que dirigió el parto, informó el sábado la agencia oficial MENA.

Ghazala Ibrahim Omar, de 27 años, dio a luz a siete bebés, cuatro niños y tres niñas, después de una cesárea realizada seis semanas antes de llegar a término, en un hospital universitario de Alejandría.

“Se trata realmente de un milagro divino. (La madre) no tomó ningún reconstituyente durante su ovulación”, destacó Ahmed Salam, el médico responsable del equipo que controló el parto de los septillizos, citado por MENA.

El director del hospital indicó que los recién nacidos, que pesan entre dos y tres kilos, están en incubadoras.

Icono informativo en los medicamentos.

Domingo, 17 / agosto , 2008

El Ministerio de Sanidad y Consumo impondrá a las farmacéuticas la inclusión de un símbolo informativo en los envases de los medicamentos con efectos secundarios que puedan afectar a las facultades necesarias para una correcta conducción, tales como la reducción de reflejos, el aumento del tiempo de reacción o la somnolencia.

Esta iniciativa establece que el símbolo estará impreso sobre fondo blanco, con un triángulo equilátero rojo con el vértice hacia arriba y un coche negro en el interior con la leyenda ‘Conducción: ver prospecto’, según informó el ministerio.

“El objetivo del símbolo es meramente informativo para el paciente, ya que los prospectos de los fármacos ya contienen la advertencia de los efectos que pueden tener en quienes conducen o manejan maquinaria peligrosa”, explicó la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), Cristina Avendaño.

En este sentido, una comisión creada al efecto está procediendo a la revisión de todos los grupos terapéuticos existentes –que abarcará los 10.000 medicamentos del mercado– con el fin de determinar cuáles de ellos deberán incluir este pictograma.

Este grupo de trabajo está compuesto por técnicos de la AEMPS y expertos del Observatorio Nacional de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico, del Comité de Evaluación de Medicamentos de Uso Humano (CODEM), del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y de Farmaindustria.

Curso sobre el síndrome postvacacional.

Domingo, 17 / agosto , 2008

La concejalía de Sanidad ha organizado un curso para prevenir los desarreglos físicos y psíquicos que produce el “síndrome postvacacional”, una dolencia que afecta cada vez a un mayor número de personas, y que se caracteriza por la falta de adaptación de los enfermos a la actividad laboral al término de las vacaciones de verano.

Esta iniciativa, que ya se efectuó el año pasado con gran éxito, volverá a realizarse en la primera quincena de septiembre, al coincidir con el mayor número de reincorporaciones laborales tras las vacaciones. Un médico o psicólogo especializado en este tipo de afecciones impartirá la formación a los participantes en “Bibliomar”, la biblioteca municipal habilitada en la playa del Cabanyal. Según los datos que maneja la concejalía, el síndrome postvacacional afecta, aproximadamente, a un 35% de la población trabajadora.

La hipoxia mata los océanos.

Viernes, 15 / agosto , 2008

El mar se ahoga. Cada vez hay más «zonas muertas» marinas, extensiones oceánicas en las que los niveles de oxígeno han descendido tanto que ya no queda horizonte para la vida. Esta retrocede, acorralada por aguas asesinas que en estos momentos ya suman la extensión de Nueva Zelanda. Las consecuencias ecológicas pueden ser irreversibles si no se ataja el problema antes de diez o veinte años.

El nombre científico del problema es hipoxia marina. La revista «Science» publica esta semana un estudio sobre la hipoxia marina donde han colaborado investigadores norteamericanos y suecos. Entre los primeros destaca Robert Díaz, profesor del Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad William and Mary de Virginia. Explica que el ahogo de los mares viene siendo alarmante desde los años sesenta, aunque él no se enteró hasta los años ochenta. «Yo empecé haciendo estudios en la bahía de Chesapeake (el mayor estuario de los Estados Unidos, entre Virginia y Maryland), y nos extrañó mucho ver que había puntos de la bahía sin animales en el fondo, prácticamente sin vida; era estremecedor», recuerda. También recuerda lo estremecedor que fue empezar a medir los índices de oxígeno y encontrárselos bajo mínimos.

Pronto se dieron cuenta de que el problema no se limitaba a la bahía de Chesapeake. Si a comienzos del siglo XX sólo había cuatro zonas de «mar muerto» en el mundo, a mediados de los años sesenta ya había 49, que se habían convertido en 87 en los años setenta, y en 162 en los ochenta. Desde entonces la progresión no ha decrecido. En 1995 ya había 305 burbujas inertes en las aguas cercanas a las costas en todo el mundo. En estos momentos se estima que hay 405, y que entre todas suman 245.000 kilómetros cuadrados, casi como la superficie de Nueva Zelanda.

La hipoxia marina no es constante. En la mayoría de los casos es un fenómeno estacional, acotado a los meses de verano. Pero si no se ataja es fácil que devenga permanente y en todo caso sus efectos sí lo son: a un ecosistema marino le puede llevar diez años recuperarse de la pérdida de oxígeno, y muy raramente la recuperación es plena. Cuando vuelve a haber vida, está enrarecida, con las especies afectadas y debilitadas. El daño está hecho.

Actividad humana.

¿Pero qué daño y cómo? Pues el peligro viene de una actividad humana tan aparentemente inocente como la agricultura. El vertido al mar de fertilizantes agrarios ricos en nitrógeno y en fósforos, más la quema exacerbada de biofósiles, envenena hoy en día el mar tanto o más que las agresivas plantas industriales del pasado.

Robert Díaz no deja de resaltar la ironía de que cuando la contaminación industrial decrece aumente la del campo. El nitrógeno y el fósforo volcados al mar no sólo perjudican a las especies «habituales» sino que dan alas a bacterias del fondo marino, cuyo desarrollo devora todo el oxígeno disponible.

Una vez más, «chapeau» por las bacterias, esas privilegiadas darwinianas que parecen ser las únicas capaces de adaptarse a entornos cambiantes a una horrible velocidad. «Yo estoy seguro de que las bacterias ganarán al final la batalla por la vida en este planeta», musita el profesor Díaz. Pero por supuesto eso no significa tirar aquí y ahora el yelmo y el escudo y dejarles el campo libre. El éxito de estas bacterias es el fracaso de la Humanidad.

Cuando ellas se apoderan del oxígeno el mar deviene una trampa mortal. Los peces y organismos superiores tienen que huir a otras aguas que en principio no eran las más adecuadas, lo que les estresa y provoca mutaciones desagradables, cuando no afecciones que pueden convertir una especie entera en inservible para el consumo humano. Sucedió en su día con las langostas noruegas, y está sucediendo ahora con algunas variedades de la lubina atlántica.

Peor destino corren los organismos que no pueden huir, los gusanos, almejas y pequeños crustáceos que perecen a millones. Dejando sin alimento a los peces, que si volvieran se encontrarían sin comida. Con lo cual el ciclo maldito no para de aumentar.

El primer reto ecológico.

Se lamenta el profesor Díaz de que las autoridades no presten nunca la debida atención al fenómeno hasta que surgen alarmas sanitarias o alimentarias, cuando por lo general es cuando ya es demasiado tarde. Combinada con los efectos del calentamiento global, que ayudan precisamente a minimizar el problema, la hipoxia marina constituye hoy en día el reto ecológico número uno de los mares.

Y lo más paradójico es que no debería ser tan difícil encontrar una solución. «Sobre el papel es sencillo», asegura Díaz, «e incluso conveniente para los mismos agricultores, a los que no creo que les haga ni pizca de gracia que buena parte del dinero que se gastan en fertilizar sus tierras vaya a parar al mar».

El profesor propone estudiar barreras naturales entre la tierra y el mar pero también ensayar otro tipo de cultivos que no requieran tanto nitrógeno ni fósforo. El maíz -enormemente extendido en América- es un villano natural en este sentido; sería más sensato priorizar el trigo y las legumbres.

Alerta en el Mediterráneo.

¿Como en el Mediterráneo? El profesor Díaz nos dice que él no quiere ser alarmista pero que por favor nos pongamos las pilas rápido: denuncia que el Mediterráneo es uno de los mares menos vigilados y documentados desde el punto de vista de la hipoxia marina. «Tenemos muchos estudios sistemáticos de las costas del norte de Europa y muy pocos de las del sur», lamenta, y eso que particularmente la vertiente africana del Mare Nostrum es muy sospechosa de estar en alerta roja.

«No hay tiempo que perder», advierte, «porque, aunque no es realista pretender volver a los niveles de oxígeno preindustriales, debemos luchar por romper esta tendencia de que las zonas muertas se doblan cada década; es que a este paso, en diez o veinte años no va a quedar nada».

Pan de harina de arroz apto para celíacos.

Martes, 12 / agosto , 2008

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un pan a partir de harina de arroz, destinado a celíacos. El producto, que no contiene gluten, posee, según el organismo, un aporte energético y una composición muy semejantes a la de los productos con gluten. Quien ha liderado la investigación es la valenciana Cristina Molina-Rossell. “Frente a los panes celíacos que hay en el mercado, hemos conseguido un producto con sabor, corteza crujiente y con miga mucho más abierta”, afirma la investigadora.

A los celíacos el consumo de gluten les produce graves lesiones en las vellosidades del intestino delgado -encargadas de absorber los nutrientes de los alimentos-, con lo que el cuerpo es incapaz de asimilar correctamente los nutrientes y pasarlos al organismo. Por ello la dieta de estos pacientes ha de ser muy estricta, porque si no pueden ser víctimas de vómitos, diarreas y desnutrición. En el caso de los niños puede llegar incluso a retrasar su crecimiento.

Según datos de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), en España existen cerca de 400.000 celíacos, de los cuales tan solo un 10% está diagnosticado.

La FACE calcula que cerca del 80% de los productos alimenticios manufacturados que se venden en los supermercados españoles pueden contener gluten. Algo con lo que el CSIC también concuerda: “Cada vez más alimentos, como es el caso de ciertos patés y embutidos, que lo incorporan -el gluten- en las harinas que utilizan como espesantes”.

Molina-Rossell, asegura que su idea era “conseguir un producto más natural e intentar mejorar la calidad de los existentes en lo que ser refiera a textura, aroma y sabor”. Estos tres puntos son, según los investigadores, “las principales diferencias que acusan los consumidores de los productos libres de gluten”.

Pero este proyecto no es el único en marcha, ya que el CSIC está trabajando en una nueva variedad de pan. El proyecto intentará desarrollar un producto libre de gluten a partir del pan de Broa. Se trata de un pan artesanal típico de Galicia y la región norte de Portugal, elaborado a partir de harinas de maíz, centeno y trigo. El esquema seguirá el del actual proyecto; se desarrollará un producto libre de gluten, es decir, que contenga únicamente maíz, pero intentado conservar las características sensoriales de este pan.