www.Notas.Com.Es

...…Noticias Curiosas, Inventos, Avances Medicos, Fenomenos Naturales, Medio Ambiente, …

 

junio, 2011

...navegando por archivos mensuales

 

Los peligros de los móviles.

Domingo, 26 / junio , 2011

¿Puede llegar a ser peligroso para nuestra salud el uso de teléfonos móviles?

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud que se hizo público en junio de este año, las ondas que emiten los móviles podrían ser consideradas como causa de cáncer.

En dicho estudio, estas señales pasaban a formar parte de otros 267 “posibles agentes cancerígenos”, entre los que también se encuentran los vapores de la gasolina o el plomo. No se ha establecido una causa directa entre esas radiaciones y la terrible enfermedad, pero la relación entre estos dos fenómenos ya es considerada como “creíble”: se estima que las personas que utilizan muy a menudo los móviles (al menos media hora al día y durante diez años), tienen el 40 % más de probabilidades de sufrir tumores que los que no los usan con tanta frecuencia.  Pero no todo está perdido: existen una serie de recomendaciones que pueden ayudar a mitigar el supuesto impacto de estos dispositivos sobre nuestra salud.

Número recomendado de llamadas al día.

Cuando tenemos el teléfono pegado a la oreja, el campo electromagnético emitido por éste ‘afecta’ a  largo plazo a nuestro cerebro. El momento de mayor peligro es cuando la llamada se está estableciendo. Así que es más recomendable tener una sola conversación de diez minutos de duración, que diez conversaciones de un minuto. O al menos, eso es lo que se dice en este informe, publicado en la prestigiosa revista The Lancet. Otro momento ‘peligroso’ es también uno de los más habituales: cuando estamos hablando con el aparato y entramos en un ascensor o por un túnel, y se pierde la cobertura. El teléfono hará sucesivos intentos para encontrar señal, un momento de máxima emisión de ondas.

¿Todos los teléfonos emiten de la misma forma?

No; cada uno tiene su Tasa de Absorción Específica (SAR), que señala la cantidad de energía de radiofrecuencia (energía RF) que absorbe un cuerpo. Legalmente, el SAR no puede ser superior a 2 vatios por kilogramo (w/kg). Si elegimos un teléfono con poco SAR (por ejemplo, con 0,5 w/kg) estaremos evitando riesgos. También es fundamental tener un móvil que tenga una gran capacidad para captar señales (que siempre tenga buena cobertura), porque sino, estará consumiendo mucha potencia (y en consecuencia, emitiendo mucha energía RF) para encontrar señal.

¿Los teléfonos inteligentes son más peligrosos?

En teoría sí, porque emiten señales más potentes (para conectarse a las redes Wi-fi, las 3G y las GSM). Además, estos aparatos siempre están ‘actualizando’  sus datos internos, conectándose a Internet de forma autónoma y no solo cuando estamos navegando o hablando con ellos. Pero el peligro desaparece si el teléfono está alejado de nuestra cabeza.

¿El manos libres es útil?

No sabemos si es por vergüenza o por pereza, pero solo un 10% de los usuarios utilizan el manos libres de su teléfono. Debería ser usado mucho más. Así lo cree, al menos, el doctor Gerard Lasfargues, que asegura que alejar el teléfono de la cabeza, aunque solo sea unos centímetros, puede reducir significativamente el riesgo.

¿Dónde debo guardar el teléfono?

Cuanto más alejado del cuerpo, mejor. Si podemos dejarlo en un bolsillo de nuestro abrigo, en un bolso, o en la mesa del trabajo, estaremos menos expuestos a la energía RF.

¿Los niños están más expuestos?

Sí. Los niños están formándose y su sistema nervioso se puede ver afectado ante las radiaciones y las ondas de los móviles. Además, hay un motivo anatómico de peso: sus cráneos son más finos que los nuestros, por lo que sus cerebros no tendrán la misma protección.

El mayor peligro de los móviles.

Todos los estudios que relacionan el cáncer con los móviles pueden despistarnos y hacer que se nos olvide cuál es el mayor riesgo que tiene el uso de estos aparatos: si se utilizan mientras se conduce, pueden llegar a ser auténticos asesinos. Lamentablemente, hay miles de ejemplos que así lo atestiguan.