www.Notas.Com.Es

...…Noticias Curiosas, Inventos, Avances Medicos, Fenomenos Naturales, Medio Ambiente, …

 

diciembre, 2011

...navegando por archivos mensuales

 

El 75% de los trabajadores sufre dolor de espalda.

Miércoles, 14 / diciembre , 2011

“Según los resultados de las investigaciones más recientes al respecto, 7 de cada 10 personas en nuestro país (el 74,2% de los trabajadores) padece dolores musculares en el puesto de trabajo. En su mayoría, afectan a la espalda y, dentro de esta zona del cuerpo, en el 41,1% de los casos se trata de un dolor lumbar; en un 26,6% el dolor es dorsal y en el 27% de los casos es un dolor cervical”, explicó el doctor Jesús Honorato, catedrático de Farmacología en la Universidad de Navarra durante un desayuno de trabajo organizado por Bayer HealthCare.

De hecho, según la última Encuesta Europea de Salud en España, realizada por el Instituto Nacional de Estadística, los dolores musculares son una de las causas más frecuentes de baja laboral.

Estas dolencias también presentan diferencias entre sexos, ya que las trabajadoras padecen más molestias o dolores musculares que los hombres. Así, mientras ellas afirman padecerlos en un 76,3% de los casos, los hombres los sufren en un 71,9%. En ambos sexos, los dolores más frecuentes se registran en la parte baja de la espalda y las dolencias más comunes se encuentran en las zonas del cuello y la nuca.

“Este tipo de dolores relacionados con el trabajo constituye el primer problema de salud laboral en España, y en algunos países de la Unión Europea supone el 40% de los costes económicos que tienen las enfermedades y los accidentes de trabajo. Se trata de un problema que va en aumento y se estima que el 30% de los dolores de espalda están producidos actualmente por pasar mucho tiempo delante del ordenador”, señaló el doctor Honorato, quien recordó la importancia de mantener una buena higiene postural durante la jornada laboral.

“Es fundamental”, explicó, “adoptar posturas que permitan descargar la musculatura de la espalda (tenerla siempre bien apoyada en el respaldo); intentar levantarse aproximadamente cada 45 minutos; hacer actividad física regularmente; mantener la cabeza y cuello en posición recta y los hombros relajados; poner los antebrazos y los brazos en posición recta en relación con el teclado y utilizar reposapiés”.

En cuanto al tratamiento, el especialista señaló que la mejor opción para aliviar los dolores musculares leves o moderados producidos por el trabajo es la administración en la forma más precoz posible de un AINE. “Concretamente el ácido acetilsalicílico tiene un efecto analgésico y antiinflamatorio idóneo para tratar este tipo de dolencias. Además de su eficacia, presenta la ventaja de que se puede elegir su formulación”. Respecto a los efectos negativos a nivel gástrico que se han atribuido a este fármaco, el doctor Honorato señaló que “existen los suficientes trabajos científicos que demuestran que en tratamientos a corto plazo (que es para los que está recomendado este medicamento en el caso de los dolores de espalda), la aspirina tiene los mismos efectos en este sentido que el placebo”.

Así mismo, y respecto al manejo de este tipo de dolores, Jesús Honorato señaló en qué situaciones no es necesario acudir al especialista: “Si hay un diagnóstico previo y no se han experimentado cambios; si se trata de un dolor soportable que responde a OTC; si no se experimenta pérdida de fuerza y si se disfruta de un buen estado en general”. El especialista también advirtió sobre los riesgos de la costumbre, cada vez más generalizada, de ponerse en manos de profesionales no cualificados.

Incluir las emisiones de CO2 en las tarjetas de ITV.

Miércoles, 14 / diciembre , 2011

Así se desprende de una Orden del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que entrará en vigor el 25 de julio de 2012, fecha en la ya estaba previsto modificar la tarjeta de la ITV por otras razones.

Este medida tiene por objeto facilitar a la Comisión Europea información fidedigna sobre los niveles de emisiones de CO2 comercializados en cada Estado miembro, para el seguimiento de la estrategia de reducción de estas emisiones. Bruselas pretendía que las emisiones medias de CO2 de los vehículos nuevos comercializados en Europa se situaran en 120 gramos por kilómetro en 2012, si bien los fabricantes solicitaron un aplazamiento hasta 2015. “Resulta imprescindible regular el modo de obtención de la información necesaria para crear una base de datos que permita la constancia, cruce con la información de los vehículos matriculados, depuración y homologación de los datos imprescindibles para la confección de la información estadística a transmitir a la Comisión Europa”, explica el texto de Industria.

Residuos sanitarios peligrosos.

Martes, 13 / diciembre , 2011

El 80 por ciento de los desechos generados por las actividades sanitarias son residuos generales, similares a los que se producen en el ámbito doméstico. Sin embargo, el 20 por ciento restante corresponde a desechos peligrosos, que pueden ser infecciosos, tóxicos e incluso radiactivos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda esta semana que es necesario mejorar el manejo de estos residuos, una tarea que requiere el compromiso firme de gobiernos y autoridades locales.

‘Cada año se administran unos 16.000 millones de inyecciones en todo el mundo, pero no todas las agujas y jeringuillas no se manejan después de forma adecuada. Los residuos sanitarios contienen microorganismos potencialmente dañinos, que podrían infectar a los pacientes de los hospitales, los trabajadores sanitarios y a la población en general’, han señalado los expertos de la OMS. La mayoría de los desechos sanitarios peligrosos (15%) son residuos infecciosos y anatómicos, es decir, restos de materiales contaminados con sangre o sus subproductos, cultivos o agentes infecciosos, entre otras sustancias, muestras para el diagnóstico que contienen sangre u otros fluidos corporales, animales de laboratorio infectados y materiales o equipamientos contaminados.

El instrumental representa cerca del 1 por ciento de los residuos totales, pero son la mayor fuente de transmisión de enfermedades, si no se maneja adecuadamente. El 3 por ciento de los desechos sanitarios contienen productos químicos y fármacos, mientras que el 1 por ciento de los desechos sanitarios totales presenta residuos genotóxicos, materiales radioactivos y metales pesados. Según la OMS, las mayores fuentes de residuos sanitarios son los hospitales y otros centros de atención sanitaria, laboratorios e instituciones de investigación, centros mortuorios y de autopsias, bancos de sangre y enfermeras que atienden en casa a pacientes ancianos. Los peligros de reutilizar agujas y jeringuillas Los países de ingresos más altos generan una media de 0,5 kilogramos de residuos sanitarios peligrosos por cama al día, mientras que los de ingresos más bajos producen unos 0,2 kilogramos de media. ‘Sin embargo –apuntan desde la OMS– los residuos sanitarios en los países de ingresos bajos no suelen separarse entre peligrosos y no peligrosos, lo que hace que la cantidad real de desechos peligros sea mucho mayor’.

Los desechos sanitarios contienen microorganismos potencialmente dañinos que pueden infectar a los pacientes que están en los hospitales, a los trabajadores sanitarios y a la sociedad en general. Otros potenciales riesgos infecciosos pueden incluir la expansión de microorganismos multirresistentes desde el ámbito sanitario al ambiente. Estos residuos y sus subproductos pueden causar otros daños, como envenenamiento y contaminación a través de la liberación de productos farmacéuticos, sobre todo antibióticos y fármacos citotóxicos; envenenamiento a través del agua y mediante compuestos, como el mercurio o las dioxinas que se liberan durante la incineración. Es el caso del manejo de las agujas y jeringuillas que no se manejan bien tras utilizarse, creando riesgo de herirse con ellas, infectarse y dar la oportunidad a su posible reutilización. Según la OMS, en el año 2000, las inyecciones administradas con jeringuillas contaminadas causaron unos 21 millones de infecciones por el virus de la hepatitis B, dos millones de infecciones con el virus de la hepatitis C y 260.000 infecciones de VIH en todo el mundo.

‘Muchas de estas infecciones se podrían haber evitado si las jeringuillas se hubieran manejado de forma segura. La reutilización de jeringuillas desechables y agujas para administrar inyecciones es particularmente común en ciertos países de África, Asia y Europa Central y del Este’, anotan. La exposición a residuos radiactivos También es peligrosa la exposición ocasional de las personas a residuos radiactivos, originados a partir de los tratamientos con radioterapia que no han sido manejados de forma apropiada. Dice la OMS que se han documentado ‘accidentes graves durante 1988 en Brasil, donde murieron cuatro personas y 28 sufrieron serias quemaduras por radiación’. ‘También se registraron en México y Marruecos en 1983, en Argelia en 1978 y en México en 1962′, añaden. ‘Los riesgos asociados con otros tipos de residuos sanitarios, sobre todo los residuos de sangre y químicos, podrían ser significativos, pero aún no han sido valorados en su totalidad. Por ello, es necesario realizar más trabajos sobre este asunto, mientras tanto, lo importante es extremar las precauciones’, señalan. La falta de concienciación sobre los peligros sanitarios relacionados con los residuos sanitarios, la escasa formación para manejar adecuadamente estos desechos, la falta de sistemas para el manejo de estos materiales, la financiación y los recursos humanos insuficientes y la escasa prioridad que se le da a estos temas son, según la OMS, ‘los problemas más comunes’ en el manejo de este asunto. ‘Muchos países no tienen la normativa apropiada o no la han reforzado. Un tema clave es la atribución clara de responsabilidades en el manejo de estos residuos. Según el principio de ‘quien contamina paga’, la responsabilidad recae sobre el productor de los residuos, que suele ser el proveedor de los servicios sanitarios, o sobre el centro en el que se realizaban las actividades’, concluye.