www.Notas.Com.Es

...…Noticias Curiosas, Inventos, Avances Medicos, Fenomenos Naturales, Medio Ambiente, …

 

Las fábricas de cloro se quedan obsoletas.

Escrito por JM el 29 - octubre - 2008
Cloro.

Cloro.

En la sociedad del siglo XXI, el cloro desempeña el mismo papel que los guijarros en la Edad de Piedra. Este elemento y sus derivados aparecen en el agua del grifo, en los componentes de los ordenadores, televisiones y electrodomésticos, en cosméticos y lentes de contacto, en balones de fútbol, cuerdas de guitarra y en las radiografías. Hasta en la cerveza.

La ONG ecologista Greenpeace presentó ayer en Barcelona un informe que denuncia el precio de esta omnipresente química para la salud humana y el medio ambiente. Según el estudio, en la mayor parte de los vertidos de las nueve plantas productoras de cloro que operan en España se han detectado metales pesados -como mercurio y cadmio- y otros contaminantes típicos de este sector industrial, como cloruro de vinilo, dicloroetileno y cloroformo.

Para la ONG, esta contaminación, “cuyos efectos tóxicos permanecen a lo largo de los años deteriorando lentamente la salud de las personas y el medio ambiente”, no está justificada, ya que existen técnicas para evitarla. El informe La industria del cloro: contaminación silenciosa explica que ocho de las nueve plantas españolas emplean celdas de mercurio, “una tecnología obsoleta y muy contaminante, por lo que ha sido abandonada por la mayoría de países”.

La región más afectada por esta polución es, según el estudio, Cataluña, debido a la presencia de tres fábricas: una propiedad del grupo Solvay, en Martorell, y dos pertenecientes a Ercros, en Flix y Vila-Seca. Greenpeace incluso relaciona la alta concentración de mercurio registrada en el entorno de Flix (144 mg/kg) con “una mayor tasa de nacimientos prematuros y un índice elevado de desarrollo infantil deficiente”.

Promesa incumplida.

Para la química Sara del Río, responsable de la campaña de contaminación de Greenpeace, es urgente impulsar la creación de una Agencia de Sostenibilidad Química, capaz de endurecer los controles sobre los vertidos y propiciar la sustitución de las tecnologías obsoletas por las mejores disponibles. “La Agencia fue una promesa electoral del PSOE, y la anterior ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, trabajó en el proyecto. Ahora, con la llegada de Elena Espinosa, esa intención ha desaparecido”, critica. “Lo más preocupante es que estas industrias cuentan con el beneplácito de los poderes públicos para seguir contaminando libremente y han mostrado abiertamente su intención de no invertir en las técnicas más limpias existentes”, insiste el director ejecutivo de la ONG, Juan López de Uralde.

La Asociación Nacional de Electroquímica (ANE), que agrupa a las cinco compañías que fabrican cloro en España (Elnosa, Electroquímica de Hernani, Ercros, Química del Cinca y Solvay), ha reaccionado inmediatamente “ante la falsedad de la información facilitada por Greenpeace”. En un comunicado, ANE ha subrayado que el 98% del suministro de agua potable de Europa occidental se somete a un proceso de cloración y que la química del cloro es imprescindible para fabricar el 85% de los productos farmacéuticos.

Asimismo, el sector del cloro niega que la mayoría de los países haya abandonado el sistema de celdas de mercurio, “como demuestra el hecho de que el 38% de la capacidad de producción en Europa utilice esta tecnología”. Según Greenpeace, las fábricas españolas representan el 20% de las que emplean esta técnica en Europa.

El proceso de celdas de mercurio para la fabricación del cloro se emplea en Europa desde 1890, a pesar de ser el camino más contaminante a causa de la cantidad de mercurio que vierte al medio ambiente. Existen recomendaciones de la UE y convenios internacionales que piden la sustitución de esta tecnología por membranas, que no requieren la utilización de mercurio, antes de 2010. Sin embargo, el Gobierno firmó un acuerdo con el sector para prorrogar el cese de esta tecnología hasta 2020.

Mercurio y marisco.

A pesar de esta obsolescencia, el sector asegura que, entre 2000 y 2007, las emisiones totales de mercurio de las plantas españolas disminuyeron un 42%, hasta situarse un 24% por debajo de la media europea. Según Greenpeace, estas mejoras llegan tarde. En el verano de 2007, la ONG recogió 43 muestras de aguas residuales, sedimentos, agua del río y otros puntos del entorno de las plantas para proceder a su análisis en la Universidad de Exeter (Reino Unido). En las inmediaciones de Lourizán (Pontevedra), donde no se han llevado a cabo vertidos en los últimos cinco años, se han registrado 1,5 mg/kg de mercurio en un área tomada actualmente por los mariscadores.

La principal reivindicación de los ecologistas, la creación de una Agencia de Sostenibilidad Química, tendrá que esperar. Fuentes del Ministerio de Medio Ambiente aseguran que el proyecto “sigue su curso”, aunque advierten de que “los trámites administrativos son complicados”. La conversión del Instituto Nacional de Meteorología en Agencia tomó un año, recuerdan.

No se permiten comentarios.