www.Notas.Com.Es

...…Noticias Curiosas, Inventos, Avances Medicos, Fenomenos Naturales, Medio Ambiente, …

 

celulas madre

...navegando por la palabra clave

 
 

Células madre contra deformidades faciales.

Martes, 9 / junio , 2009
Celulas Madre.

Celulas Madre.

Por vez primera en Europa, un equipo del Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona, en colaboración con el Servicio de Cirugía Pediátrica, ha realizado dos intervenciones quirúrgicas con células madre y regenerativas del tejido adiposo de los pacientes para reconstruir la cara de niños que padecen el síndrome de Parry-Romberg. La otra niña intervenida era un caso más grave, y las dificultades sociales que le provocaba su patología obligaron a la familia a mudarse a un pueblo. Este hospital prevé intervenir a otros dos niños después del verano.

Esta enfermedad de causa desconocida y poco común (afecta a unos cuatro niños de cada 100.000), aparece en las dos primeras décadas de la vida, y provoca la atrofia severa progresiva de media cara, en especial el lado izquierdo. En los casos más graves puede implicar al sistema nervioso central, con migrañas, crisis convulsivas y alteraciones neurológicas que afectan a la sensibilidad y el habla.

El proceso quirúrgico dura en total entre cuatro y cinco horas y no tiene efectos secundarios. Tras hacer una liposucción en el abdomen, la mitad de la grasa se somete a un proceso aséptico de degradación enzimática para obtener las células madre y el resultado se mezcla con el resto del tejido adiposo, se lava y se implanta en las zonas a rellenar, dice la cirujana Elena Arana.

El tratamiento tradicional se hacía con implantes de biomateriales y técnicas de microcirugía reparadora, dice Joan Pere Barret, jefe de Cirugía Plástica del hospital Vall d’Hebrón. Las células madre mejoran la calidad de los tejidos y aumentan la vascularización y el volumen del relleno, porque liberan una gran cantidad de hormonas locales y factores de crecimiento que continúan el proceso reparador. Además, los resultados perduran en el tiempo.

El objetivo es aplicar esta técnica para el tratamiento de otras atrofias de tejido blando del organismo, añade Barret. Estudian usar la medicina regenerativa en traumatología, quemados y cirugía mamaria, entre otras áreas.

Generar células madre a partir de la piel.

Lunes, 1 / junio , 2009
Celulas Madre.

Celulas Madre.

Las células madre de la tercera vía avanzan con ímpetu hacia su aplicación médica. Son las células iPS (células troncales producidas pluripotenciales, induced pluripotent stem cells), que se obtienen reprogramando simples células de la piel o el pelo, pero son tan versátiles como las embrionarias. El grupo de Juan Carlos Izpisúa en el Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB) ha logrado obtener células iPS de un paciente de anemia de Fanconi, una rara enfermedad hereditaria, y corregir el defecto genético. Las células curan la anemia en modelos animales, y son genéticamente idénticas al paciente.

Los científicos, que presentan hoy el trabajo en Nature, han utilizado células de piel de pacientes de anemia de Fanconi, que destruye las células madre hematopoyéticas, encargadas de renovar los glóbulos rojos y blancos de la sangre. “El tratamiento actual en estos pacientes es el transplante de células madre hematopoyéticas sanas, procedentes de médula ósea o sangre de cordón umbilical de un donante compatible, a ser posible familiar del paciente”, explica Izpisúa.

El grupo persigue desde hace dos años la creación de células iPS que puedan servir, en el futuro, para reemplazar las células enfermas de un paciente. “Esto implica corregir la enfermedad en esas células, ya que volver a poner células enfermas en el paciente no mejoraría su enfermedad”, dice Izpisúa.

“Ahora demostramos que es posible obtener células iPS de pacientes, corregirlas y usarlas para producir células madre hematopoyéticas, que son sanas y totalmente compatibles con los enfermos”. El equipo ha colaborado con los laboratorios de Juan Bueren en el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) de Madrid, y Jordi Surrallés en la Universidad Autónoma de Barcelona, dos grupos españoles de referencia mundial en el campo de la anemia de Fanconi.

Las células iPS han revolucionado en los últimos dos años la investigación en medicina regenerativa. El objetivo de la clonación terapéutica es la futura obtención de células madre genéticamente idénticas a un adulto. Pero varios laboratorios japoneses, norteamericanos y españoles han demostrado que las células de la piel o del pelo pueden dar marcha atrás en su proceso de desarrollo hasta recuperar su estado primigenio.

Las células iPS resultantes, o células de pluripotencia inducida, son indistinguibles de las células madre de un embrión: pueden convertirse en cualquier célula o tejido del cuerpo, incluida la línea germinal que da lugar a los óvulos y los espermatozoides.

La revolución técnica se basa, de forma sorprendente, en añadir a las células de la piel o del pelo tan sólo cuatro genes. Los cuatro son “factores de transcripción”, genes que regulan a otros genes. Estos cuatro factores de transcripción son capaces por sí solos de desbaratar el programa genético típico de las células diferenciadas (de la piel, o del pelo) y devolverlo a sus orígenes pluripotentes, a una configuración genética que vuelve a ser capaz de convertirse en cualquier otra.

La técnica de obtención de estas células es generalizable a otras enfermedades humanas. Por ejemplo, se podrían obtener células de la piel de un paciente de párkinson mediante una simple biopsia y convertirlas en células iPS, que “luego se podrían diferenciar en el tipo de neurona concreto que se encuentra dañado en esta enfermedad”, dice el investigador.

El objetivo no son sólo los futuros trasplantes. Los cultivos de estas neuronas enfermas son en sí mismos una herramienta muy valiosa para estudiar la dolencia en cuestión, o para probar nuevos fármacos. Varios grupos de investigación acaban de demostrar que es posible generar modelos celulares basados en células iPS con este propósito.

Izpisúa y Ángel Raya, otro de los autores del trabajo, insisten en que su resultado es la curación de la anemia de Fanconi en un modelo animal. El trabajo es una prueba de principio de la viabilidad de esta técnica, pero “aún queda un largo camino por recorrer hasta que este tipo de estrategias puedan ser utilizadas para tratar pacientes de una manera eficiente y segura”.

Entre los problemas está el desarrollo de una técnica segura para aportar los cuatro factores que reprograman las células de la piel, que ahora implica el uso de virus como “vectores”, o transportadores de los genes al interior del núcleo celular. Los laboratorios están poniendo a punto técnicas alternativas que resulten seguras en humanos. Según algunos resultados, es posible que no sea necesario añadir los genes a las células (con o sin virus), y que baste con suministrar las proteínas que esos genes fabrican. La expectación en el campo es notable.

“El trabajo muestra un método muy novedoso que puede servir para el tratamiento de una rara enfermedad hereditaria”, comentó ayer Chris Mason, del University College de Londres, no relacionado con el estudio. “No hay duda de que éste será el primero de una larga lista de trabajos que ofrecerá una esperanza para pacientes que no disponen ahora de una terapia real, ni mucho menos de una cura. Para que todo no se quede en una promesa, deberían invertirse recursos significativos en el siguiente paso, que es su traslación a la práctica clínica en condiciones seguras y viables económicamente”.

Autotrasplante de células madre.

Martes, 14 / abril , 2009
Celulas Madre.

Celulas Madre.

Las células madre también podrían ser la última esperanza de las personas con diabetes tipo 1, la que obliga a depender de inyecciones diarias de insulina. Investigadores de la Universidad Northwestern de Chicago (EE.UU.) y Sao Paulo (Brasil) han demostrado que un trasplante de células madre obtenidas de la médula ósea del propio paciente es capaz de mantener bajo control la glucosa durante cuatro años sin tener que recurrir a inyecciones diarias de insulina.

El estudio es pequeño —sólo se ha realizado en 23 pacientes— pero demuestra que el tratamiento funciona y los efectos perduran. Los resultados de esta esperanzadora terapia se publican hoy en «JAMA», la revista de la asociación médica americana.

La terapia funcionó en 20 de los 23 pacientes tratados. Todos necesitaban inyectarse diariamente para mantener bajo control su enfermedad y tras la inyección de células estuvieron una media de dos años y medio sin pincharse. Uno de ellos logró estar más de cuatro años sin inyectarse insulina; cuatro, durante tres años; tres, dos años y cuatro más pudieron disfrutar de un año sin el fármaco.

Voluntarios jóvenesEn otros ocho casos, el trasplante de células tuvo un efecto transitorio y tuvieron que recurrir a inyecciones de insulina, pero a muy bajas dosis. El ensayo clínico se realizó entre 2004 y 2008 en Brasil. Los voluntarios que participaron en el ensayo eran jóvenes, entre 13 y 31 años.

Por si hubiera alguna duda de que la estrategia funcionó y el éxito no se debía a otros factores, como la dieta, los investigadores aportan datos: el control glicémico tras el trasplante fue bueno y los pacientes tratados también experimentaron una subida de los niveles del péptido C, un factor que indica si el organismo es capaz de producir insulina por sí mismo. Y los pacientes tratados conseguían generar su propia insulina, incluso en los casos en los que no funcionó también la terapia.

Células madre para reconstruir el pecho.

Jueves, 27 / noviembre , 2008
Celulas Madre.

Celulas Madre.

Reconstruir la mama a partir de grasa de la propia paciente que se le extrae del abdomen, tratarla para separar las células madre y volver a inyectarla en el pecho dañado por un cáncer. Todo en cuatro o cinco horas y sin nuevas cicatrices. Cinco mujeres madrileñas han sido las primeras de España en someterse a esta intervención pionera, que ensaya el Gregorio Marañón junto con otros tres hospitales europeos, en Reino Unido, Italia y Bélgica.

La clave son las células madre mesenquimales, células adultas que tienen la capacidad de transformarse en diferentes tejidos del organismo. Si la técnica funciona -algo que podrá comprobarse dentro de un año-, querrá decir que esas células habrán generado vasos sanguíneos nuevos que permitan irrigar la zona afectada.

“Es el futuro. Creo que se podrá reconstruir una mama entera con grasa y células madre”, aseguró ayer la jefa del servicio de cirugía plástica y reparadora del Gregorio Marañón, Rosa Pérez Cano, durante la presentación de la técnica. En una sola sesión de quirófano se extraen células madre de la grasa abdominal de la paciente y, tras refinarlas, se reinyectan en la mama, que había sido parcialmente extirpada para tratar el cáncer previo. Al ser grasa de la propia paciente, no hay rechazo. “En cuatro horas la paciente se va a su casa”, afirmó Pérez Cano.

La idea, que se ha ensayado ya en animales de laboratorio (desde ratones a cerdos), es que esas células madre den origen, sobre todo, a los vasos sanguíneos que cualquier tejido necesita para sobrevivir, y también a adipocitos que hagan de relleno para el pecho. Así se evita uno de los inconvenientes de los autoimplantes de grasa, que es que ésta se reabsorbe.

Las mujeres candidatas han superado un tumor denominado T1 N0 M0. Esto quiere decir que se trata de cánceres muy pequeños en los que no había metástasis en los ganglios ni otros órganos. Las condiciones son muy restrictivas para asegurarse de que no se produce una de las complicaciones que más temen quienes ensayan con células madre. Éstas tienen una elevada capacidad para proliferar, por lo que se considera que están en el origen de los procesos cancerígenos.

“En este caso, las células madre se separan, pero no se estimulan. Además, habrá un seguimiento de ecografías de las mujeres en Lyon”, apunta el cirujano plástico del Gregorio Marañón José María Lasso. Así se evita sobreexcitarlas y se espera que su regulación y control corra a cargo del propio organismo donde se implantan.

Generar una nueva próstata.

Viernes, 24 / octubre , 2008
Celulas Madre.

Celulas Madre.

Un equipo de científicos ha conseguido generar una nueva próstata a partir de células madre presentes en la próstata de ratones de laboratorio, según explica en un artículo publicado hoy por la revista científica británica “Nature”.

Los investigadores, de Genentech Inc, en San Francisco (EEUU), descubrieron que la próstata puede regenerarse normalmente en los roedores tras repetidos ciclos de carencia y producción de andrógenos.

Tras este descubrimiento, el equipo, liderado por Wei-Qiang Gao, constató que existen células madre en la próstata a partir de las cuales puede generarse una nueva próstata.

Dado el “papel crítico” que estas células desempeñan en el mantenimiento de la integridad del tejido prostático y su potencial participación en la génesis de un tumor, los científicos trataron de encontrar marcadores específicos que permitan localizarlas y diferenciarlas de las demás.

Pero, en la mayoría de los casos, también identificaban otro tipo de células. Sin embargo, el marcador CD117 es capaz de detectar las poblaciones de células madre adultas en la próstata de ratones y permite así a los científicos aislarlas para que puedan generar una nueva próstata para un trasplante “en vivo”.

Obtener células madre de la grasa.

Viernes, 24 / octubre , 2008
Celulas Madre.

Celulas Madre.

La cirugía estética se rinde a la medicina del futuro. Todas aquellas personas que no han tenido la oportunidad de conservar su cordón umbilical al nacer, tienen ahora la posibilidad de obtener células madre a partir de su tejido adiposo y beneficiarse así de las futuras aplicaciones de la medicina regenerativa. La Clínica Planas de Barcelona ofrece a los pacientes que acuden buscando remedio a su exceso de grasa la posibilidad de sacar un doble provecho a su paso por el centro. Tras seis años de investigación conjunta con la Universidad de Barcelona (UB), la clínica ha validado un proceso a través del cual se extraen células madre del tejido adiposo.

El sistema de extracción, que también utilizan otros centros españoles como el Hospital Clínic de Barcelona o el Hospital de La Paz de Madrid, es el mismo que el de una liposucción simple. La única diferencia respecto a los anteriores es que, tras la intervención, en un circuito cerrado y estéril, se almacenan los 200 centímetros cúbicos de grasa necesarios en un envase y se envían a un banco privado de células madre en Gran Bretaña, donde son congeladas a -180ºC, según explicó ayer el doctor Jorge Planas, director médico de la clínica.

El facultativo aclaró que el sistema de crioconservación es el mismo que se usa con las células madre que se extraen del cordón umbilical. «De hecho, se preservan en el mismo banco», añadió. Para obtener células madre de la grasa propia, además del importe de la liposucción, el cliente debe pagar 1.500 euros por el proceso de extracción y una cuota anual de unos cien euros más al año, un coste similar al que tiene congelar un cordón umbilical en un banco privado.

Células madre a partir de los testículos.

Jueves, 9 / octubre , 2008
Ovulo y espermatozoides.

Ovulo y espermatozoides.

Científicos alemanes lograron un importante paso en la investigación de células madre, al obtener de los testículos de hombres adultos células que tienen casi las mismas características que las células madre embrionarias, según informan en un artículo publicado en la revista británica “Nature”. La importancia de este estudio radica en que abre la puerta para que en el futuro sea posible desarrollar terapias celulares “a la medida” del paciente. Además, sería una alternativa a las células madre embrionarias, cuyo uso es controvertido porque para obtenerlas es necesario destruir un embrión.

Durante cuatro años, el equipo del profesor de anatomía Thomas Skutella, de la Universidad de Tubinga, en Baden-Wuerttemberg (Alemania), trabajó en el aislamiento de células precursoras de esperma del tejido testicular. Estas células madre adultas fueron transformadas, hasta llevarlas a un estadio cuasi-embrionario. Algo similar había sido logrado anteriormente solo con células de los testículos de ratones.

Aunque, según explicó Skutella, en Tubinga solo tuvo lugar la investigación básica, los expertos esperan que en el futuro sus células madre pluripotenciales puedan generar tejidos de reemplazo.

Entonces, sería posible desarrollar células que produzcan insulina para el tratamiento de la diabetes. También es imaginable el desarrollo de neuronas, dijo Skutella. Pero el nuevo método no funcionaría en mujeres.

En la retina.

Por otra parte, investigadores de los Institutos de Investigación de la Salud Canadienses en Montreal han descubierto un nuevo mecanismo que regula cómo las células madre neuronales de la retina generan el tipo celular apropiado en el momento adecuado durante el desarrollo normal. Estos descubrimientos, que se publican en la revista “Neuron”, podrían influir en el desarrollo de futuras terapias celulares de reemplazo para enfermedades genéticas causantes de ceguera.

Los investigadores demuestran que un gen llamado Ikaros se expresa en la mayoría de las células madre retinales inmaduras de ratones, que pueden generar los siete tipos de células que componen la retina. Pero este gen no se expresa en las células madre de más edad, que están más restringidas en su posible diferenciación y producen solo las neuronas de después del nacimiento.

Los científicos mostraron que forzando la expresión de Ikaros en las células madre retinales de más edad, que normalmente tienen desactivada su expresión, era suficiente para que estas células recuperaran la capacidad para generar neuronas que pueden producir todos los tipos de células. El estudio sugiere que podría manipularse la capacidad de las células madre retinales para que solo generen las células asociadas a una fase temporal concreta.

Células madre contra enfermedades incurables.

Sábado, 9 / agosto , 2008

La investigación con células madre avanza sin tener como compañero obligado el debate sobre el uso de embriones y la clonación terapéutica. Científicos de varios centros de Estados Unidos han cosechado células madre «personalizadas» para pacientes, afectados con diez enfermedades incurables, algunas tan comunes como la diabetes, el síndrome de Down o el párkinson.

El valor añadido de este experimento, que se presenta en la revista «Cell», es que estas células madre tan especiales -llamadas iPS- se han conseguido por reprogramación celular. Esta técnica de reciente desarrollo no necesita destruir embriones ni recurrir a la polémica clonación y el resultado es el mismo. Las células parecen tan versátiles como las embrionarias y son capaces de convertirse en cualquiera de los 200 tipos celulares de un organismo humano.

Una colección para investigar.

Las 20 líneas celulares obtenidas presentan el perfil genético adecuado para poder utilizarlas en tratamientos a la medida de cada paciente, sin riesgo de rechazo inmunológico. En el laboratorio podrían convertirse en cualquier tipo de tejido, apto para trasplante. Nuevas neuronas, células cardiacas o musculares o el tipo celular a disposición para reparar órganos dañados o realizar intervenciones para corregir el defecto genético que causa la enfermedad.

Pero aún habrá que esperar.De momento, el equipo de George Daley, investigador del Instituto de Células Madre de Harvard, ofrece a la comunidad científica esta amplia colección de células madre para trabajar con ellas en el laboratorio y comprender mejor el origen y desarrollo de esas diez enfermedades. «Esta investigación abrirá la puerta a una nueva forma con la que tratar patologías degenerativas», señaló Daley.

El surcoreano Hwang Woo-suk, el protagonista de una de las mayores estafas científicas de la historia reciente, anunció hace tres años un avance similar, pero con técnicas de clonación de por medio. Al final todo resultó ser un gran fraude y sus experimentos se invalidaron. El equipo de la Universidad de Harvard lo ha logrado ahora sin destruir embriones y, al parecer, sin trampas.

De muestras de piel y médula.

Las nuevas líneas celulares se obtuvieron a partir de muestras de la piel y, en algún caso, de la médula ósea de once hombres y mujeres con edades muy diferentes; desde un bebé de un mes a un adulto de 57 años. Todos con una decena de patologías muy diferentes: síndrome de Down, párkinson, mal de Huntington, esclerosis lateral amiotrófica, un trastorno inmune conocido como la enfermedad del «niño burbuja», dos formas de distrofia muscular, diabetes insulinodependiente y algunas enfermedades poco habituales como son el síndrome de LeschNyhan y una grave insuficiencia pancreática. Los once pacientes que donaron las células de la piel para el experimento disponen ya de sus propias líneas con las que algún día diseñar un tratamiento a la medida para su mal. El proceso ha funcionado con independencia de la edad del paciente, así como de su sexo.

El autor principal, George Daley, aseguraba ayer que esta nueva colección de células madre obtenidas sólo es el comienzo. «Estamos ante la primera oleada de enfermedades», indicaba. El Instituto de Células Madre de Harvard alberga ahora este tesoro biológico, con el que empezar a trabajar. Uno de los experimentos previstos en este laboratorio es producir las células del páncreas que fabrican la insulina y se destruyen en la diabetes. «Aún no sabemos si el proceso que origina la diabetes tipo 1 es el mismo en todos los pacientes», explicó Melton.

Aún no es una técnica segura

El camino se ha abierto, aunque aún quedan años de trabajo en laboratorio para pensar en una aplicación clínica. Hoy la reprogramación no es una técnica segura. Juan Carlos Izpisúa, director del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB), lo explica: «En el proceso se utilizan virus como vectores y un oncogén, cuya expresión es por sí sola suficiente para generar un tumor. En el CMRB estamos testando maneras de expresar los factores de reprogramación de forma temporal y generar vectores que se eliminen una vez generada la célula iPS».