www.Notas.Com.Es

...…Noticias Curiosas, Inventos, Avances Medicos, Fenomenos Naturales, Medio Ambiente, …

 

embarazo

...navegando por la palabra clave

 
 

Fumar en el embarazo perjudica a los nietos.

Domingo, 9 / mayo , 2010

Que fumar durante el embarazo puede perjudicar al feto es a estas alturas algo ya obvio, asumido por todos. Sin embargo, un estudio realizado por la Unidad de Salud Medioambiental de La Arrixaca en colaboración con La Fe de Valencia va más allá: la nicotina del tabaco puede tener malas consecuencias en hasta dos generaciones. ¿Por qué? En las niñas, los óvulos se forman durante su permanencia en el útero materno. Estos óvulos pueden verse afectados por el tabaco, de forma que se incrementa el riesgo de cáncer no sólo en ese feto, sino en los hijos que esa persona tenga en el futuro.

El estudio no es nuevo (‘La Verdad’ ya informó de él en el año 2008) pero ahora ha alcanzado de nuevo repercusión gracias a su publicación en una prestigiosa revista científica: la ‘Journal of Pediatrics and Child Health’.

Entre los años 2001 y 2005 los médicos evaluaron a 128 niños nacidos con cáncer. En el 65% de los casos, el padre, la madre o ambos eran fumadores. El pediatra Juan Antonio Ortega, de La Arrixaca, ha dirigido este ambicioso estudio, financiado por la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), y en el que han participado médicos de La Fe (Valencia), el Hospital de Madrid y el Mount Sinaí de Nueva York.

Los investigadores concluyen que la relación entre el tabaco y el cáncer infantil es mucho más estrecha de lo que se pensaba, y se advierte de que las consecuencias van más allá del feto, llegando a la siguiente generación, que puede heredar marcadores cancerígenos.

«La exposición al tabaco puede marcar el óvulo» del feto, que en el futuro dará lugar al nieto, explica el doctor Juan Antonio Ortega. Las sustancias cancerígenas del tabaco pueden también afectar a los espermatozoides, advierten los autores de este estudio dirigido desde La Arrixaca.

Ejercicio físico durante el embarazo.

Lunes, 5 / abril , 2010

Las embarazadas que practican ejercicios físicos moderados pueden tener hijos más saludables, divulgó hoy la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Una investigación realizada por expertos de las Universidades de Auckland, Nueva Zelanda, y de Arizona, Estados Unidos, mostró que los ejercicios durante el embarazo disminuyen las probabilidades de que el bebé nazca con exceso de peso o que sufra obesidad.

Los científicos reclutaron a embarazadas a las que se le pidió ejercitarse en bicicletas en sesiones de 40 minutos semanales.

Las mujeres debían mantener ese programa al menos hasta las 36 semanas de gravidez.

Entre las que practicaron ejercicios, no se afectó el crecimiento del feto en el útero y las probabilidades de que nacieran con exceso de peso resultaron menores.

Además, este hábito saludable no interfiere con los cambios en la respuesta de la madre a la hormona insulina, un mecanismo necesario para que el bebé se alimente de forma eficiente.

El sobrepeso en los niños recién nacidos se encuentra asociado con el riesgo de obesidad, mientras que un peso adecuado está vinculado con beneficios para la salud a largo plazo.

Consumo de drogas durante el embarazo.

Viernes, 26 / diciembre , 2008
Bebe.

Bebe.

Un novedoso estudio del Hospital del Mar de Barcelona en el que se analizaron las primeras cacas –el meconio– de 1.209 recién nacidos ha demostrado que el 11% de las madres habían consumido drogas de alta toxicidad durante el embarazo. La investigación, realizada en el servicio de pediatría del centro entre los años 2002 y 2004, detectó que el 5,3% de las gestantes consumieron cannabis, otro 4,7% se inyectó heroína, el 2,6% esnifó cocaína y el 1,5% frecuentó varias drogas a la vez.

Estos datos contrastan con el consumo que dijeron hacer las mujeres estudiadas, que participaron de forma voluntaria. De hecho, solo el 1,3% admitió que había consumido cannabis; el 0,3%, heroína, y el 1,2 %, cocaína. El Institut Municipal de Investigacions Mèdiques, vinculado al Mar, ha realizado el trabajo.

La utilización del meconio permite precisar mucho más que la orina –empleada en estudios anteriores– si ha existido consumo de drogas durante el embarazo. Ese primer excremento empieza a formarse entre las semanas 12 y 16 de la gestación y guarda la información hasta el nacimiento, lo que supone una excelente herramienta para analizar el contacto el feto con sustancias tóxicas e identificar a los bebés de riesgo en el momento del parto, para darles tratamiento.

Este estudio ha permitido demostrar la existencia de un consumo oculto pero importante de drogas durante la gestación, lo que afecta al neurodesarrollo de los fetos afectados, indicó Óscar García, coautor del trabajo.

Mejor sin cafeína.

Miércoles, 5 / noviembre , 2008
Taza de cafe.

Taza de cafe.

Nuevos hallazgos publicados por la revista British Medical Journal advierten que cualquier fuente de cafeína, incluidos el té, los refrescos y el chocolate, entorpecen el desarrollo del feto.

No se trata sólo de renunciar al café, una nueva investigación encuentra relación entre el consumo de cafeína contenida en medicamentos, té, cola y chocolate en mujeres embarazadas y una cierta ralentización en el desarrollo del bebé.

Es el último compendio de evidencias que indican que la cantidad de cafeína que una persona consume puede tener un impacto directo en la salud, especialmente cuando el consumidor es una gestante.

En enero, un grupo de investigadores estadounidenses advertían que las mujeres que tomaban a diario una o dos tazas de café tienen un riesgo mayor de tener problemas en el embarazo que aquellas que evitan la cafeína.

De acuerdo con estos últimos datos, las mujeres que consumen una o dos tazas de café al día tienen un 20 por ciento más de riesgo de tener un bebé de poco peso. Está demostrado que los bebés con menor peso del normal al nacer son más vulnerables frente a diversas enfermedades en etapas más avanzadas de la vida, entre ellas la hipertensión, la diabetes y las condiciones cardiovasculares.

“El consumo de cafeína en el embarazo está asociado con un riesgo mayor de restricción del crecimiento fetal”, concluyen los autores, de la Universidad de Leicester (Reino Unido). “El consejo más sensato sería reducir la ingesta antes del embarazo y a lo largo de toda la gestación”, añaden.

El equipo, que colaboró en la investigación con expertos de la Universidad de Leeds, repasó las historias clínicas y los hábitos de consumo de 2.645 mujeres con una edad media de 30 años. Su informe confirma que incluso pequeñas cantidades de cafeína son perjudiciales. “No sabemos -aclaraba el directo del trabajo- cuál es el umbral mínimo de consumo sin riesgo. Mi consejo es reducirlo al mínimo”.

Piden prohibir abortos de más de 24 semanas.

Viernes, 4 / julio , 2008

La campaña para limitar los plazos del aborto que viven varios países europeos llega a España. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) presentó ayer un documento en el que reclama que no se practiquen interrupciones del embarazo por encima de las 24 semanas desde la última regla (es decir, unas 22 semanas de gestación). Esta sociedad asegura que a partir de ese periodo el feto es viable. “Por encima de ese plazo, se debería inducir un parto e intentar salvar al niño”, dicen. Para ellos, los abortos que se realicen tras las 24 semanas deberían llamarse “eliminación de un feto maduro viable”.

La polémica llega desde Italia, donde en febrero, los directores de cuatro facultades de medicina llamaban a aplicar terapias intensivas a aquellos fetos que presentasen signos de vida tras la interrupción de un embarazo, incluso, aunque los padres estuvieran en contra. La SEGO no menciona la posición de la madre, pero expone que la ley actual, que sólo contempla tres supuestos -violación (hasta las 12 semanas), malformación fetal (22) y riesgo para la salud física o psíquica de la mujer (sin plazos)-, se ha quedado “obsoleta”. Y afirma que las técnicas actuales detectan el 75% de las malformaciones fetales antes de la semana 22.

“Cualquiera que haya visto en una ecografía cómo se mueve el niño después de las 24 semanas, no puede apoyar que se interrumpa el embarazo con una túrmix”, declaró José Manuel Bajo Arenas, presidente de esta sociedad. “Hay muy pocos supuestos en los que se justifica el aborto más allá de las 24 semanas”, añadió el presidente de la SEGO, que defendió el derecho a la objeción de conciencia y criticó la posibilidad de elaborar un registro de objetores.

El documento ha sido elaborado y aprobado por los 22 miembros de la junta directiva de la sociedad, que agrupa a 6.000 profesionales. Algunos de los cuales discrepan en algunos puntos. El ginecólogo José Luis Dargallo no comparte la opinión de que deban impedirse los abortos por encima de las 24 semanas. “Hay casos determinados en los que la mujer ha de recurrir a esta opción”. Tampoco está de acuerdo con que se deba reanimar al feto tras un parto inducido. “El feto puede ser inviable y morir a las pocas horas, días o semanas de nacer”, argumenta.

Las interrupciones por encima de la semana 21 supusieron en 2006 sólo el 1,98% de las más de 100.000 que se realizaron, según Sanidad. Más allá de ese plazo, sólo están permitidas bajo el supuesto de riesgo para la madre. Algunas mujeres se acogen a este supuesto cuando el feto sufre graves malformaciones y no fueron detectados antes.

El planteamiento de la SEGO se suma a un agitado debate, en el que sectores del PSOE tratan de impulsar que el congreso del partido discuta una ley de plazos.