www.Notas.Com.Es

...…Noticias Curiosas, Inventos, Avances Medicos, Fenomenos Naturales, Medio Ambiente, …

 

Greenpeace

...navegando por la palabra clave

 
 

Geenpeace estrena programa de TV.

Jueves, 9 / abril , 2009
Green TV.

Green TV.

El próximo domingo 12 de abril en Telecinco 2 a las 19:00 h se emite el primer programa de la nueva televisión Green TV. Comienza una nueva temporada con contenidos renovados, un decorado construido con materiales reciclados y desde un nuevo escenario: el taller de acciones de la organización.

Asensio Rodríguez y Laura Pérez Picarzo, del equipo de comunicación de Greenpeace, serán los encargados de presentar ” Green TV “, un espacio que nace con la vocación de hacer de la ecología una cuestión más cercana a los espectadores.

En su nueva etapa, ” Green TV ” se va a desarrollar en un plató múltiple que condensa el espíritu de la organización y que está construido en su misma sede.

Zodiacs, arneses, cuerdas de escalador, sofás tapizados con algunas de sus pancartas y mesas de cartón reciclado son algunos de los elementos que configuran el nuevo decorado.

El primer programa, que será emitido por Telecinco 2 el próximo domingo 12 de abril y que se podrá ver también a través de www.greenpeace.es , tratará en profundidad el tema del cambio climático, el mayor problema que tiene actualmente el planeta en lo que respecta a medio ambiente.

La ‘Revolución energética’ de Greenpeace.

Sábado, 29 / noviembre , 2008
Greenpeace.

Greenpeace.

Greenpeace internacional y el Consejo Europeo de Energía Renovable (EREC) han pergeñado una ‘Revolución Energética’ con la que demuestran que hay medios para cambiar el actual modelo energético basado en los combustibles fósiles y el átomo, para hacer una apuesta renovable capaz de rebajar de forma drástica las emisiones de CO2 y contribuir así a la lucha contra el cambio climático. Sólo falta, dice la organización ecologista, la “voluntad política”.

Diseñado por más de cuarenta especialistas, el plan apela a los gobiernos de todo el mundo con vistas a la cita en Poznan (Polonia) de la Conferencia anual de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, a partir del 1 de diciembre. Aunque la reunión clave para definir el futuro ‘post Kioto’ a partir de 2012, una vez que expire la vigencia del Protocolo, se decidirá dentro de un año en Copenhague, la cumbre de Poznan medirá la temperatura de la ‘voluntad’ internacional para recortar las emisiones de CO2 responsables del calentamiento global.

Greenpeace espera que en Polonia se ratifique el compromiso de la UE de reducirlas un 30 por ciento para el año 2020. “El planeta no puede soportar el ritmo actual de emisiones”, recalcó Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace. A su juicio, “se está mareando la perdiz” y perdiendo un tiempo “precioso” al alentar el debate sobre “una alternativa falsa” como es “la energía nuclear”.

El estudio aboga por una “revolución en la forma que producimos, distribuimos y consumimos la energía”, explicó José Luis García Ortega, responsable de las campañas de energía de Greenpeace. La clave sería el abandono progresivo de las energías ‘sucias’ y su sustitución progresiva por renovables, unida a una mejora de la eficiencia energética y a la aplicación de nuevas tecnologías. Con estos mimbres se lograría que las emisiones de gases de efecto invernadero dejaran de crecer en 2015, y para 2050 se redujeran a la mitad respecto de los niveles de 1990, año base del Protocolo de Kioto.

Eficiencia.

Sólo con mejorar la eficiencia energética y evitar el despilfarro, en 2020 el ahorro mundial en energía equivaldría al consumo actual de Europa occidental, y en 2050 reduciría el consumo mundial a la mitad. El ahorro económico anual en combustible ascendería a unos 14 billones de euros. Si en 2030 las renovables supusieran el 50% de la energía mundial se podría prescindir de las nucleares. A ese ritmo, a finales del siglo actual, las energías eólica, solar, marina, biomasa, etc. completarían el cien por cien de la demanda. Según Greenpeace, con la tecnología actualmente disponible, “las renovables podrían suministrar casi seis veces la demanda energética mundial”.

Las fábricas de cloro se quedan obsoletas.

Miércoles, 29 / octubre , 2008
Cloro.

Cloro.

En la sociedad del siglo XXI, el cloro desempeña el mismo papel que los guijarros en la Edad de Piedra. Este elemento y sus derivados aparecen en el agua del grifo, en los componentes de los ordenadores, televisiones y electrodomésticos, en cosméticos y lentes de contacto, en balones de fútbol, cuerdas de guitarra y en las radiografías. Hasta en la cerveza.

La ONG ecologista Greenpeace presentó ayer en Barcelona un informe que denuncia el precio de esta omnipresente química para la salud humana y el medio ambiente. Según el estudio, en la mayor parte de los vertidos de las nueve plantas productoras de cloro que operan en España se han detectado metales pesados -como mercurio y cadmio- y otros contaminantes típicos de este sector industrial, como cloruro de vinilo, dicloroetileno y cloroformo.

Para la ONG, esta contaminación, “cuyos efectos tóxicos permanecen a lo largo de los años deteriorando lentamente la salud de las personas y el medio ambiente”, no está justificada, ya que existen técnicas para evitarla. El informe La industria del cloro: contaminación silenciosa explica que ocho de las nueve plantas españolas emplean celdas de mercurio, “una tecnología obsoleta y muy contaminante, por lo que ha sido abandonada por la mayoría de países”.

La región más afectada por esta polución es, según el estudio, Cataluña, debido a la presencia de tres fábricas: una propiedad del grupo Solvay, en Martorell, y dos pertenecientes a Ercros, en Flix y Vila-Seca. Greenpeace incluso relaciona la alta concentración de mercurio registrada en el entorno de Flix (144 mg/kg) con “una mayor tasa de nacimientos prematuros y un índice elevado de desarrollo infantil deficiente”.

Promesa incumplida.

Para la química Sara del Río, responsable de la campaña de contaminación de Greenpeace, es urgente impulsar la creación de una Agencia de Sostenibilidad Química, capaz de endurecer los controles sobre los vertidos y propiciar la sustitución de las tecnologías obsoletas por las mejores disponibles. “La Agencia fue una promesa electoral del PSOE, y la anterior ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, trabajó en el proyecto. Ahora, con la llegada de Elena Espinosa, esa intención ha desaparecido”, critica. “Lo más preocupante es que estas industrias cuentan con el beneplácito de los poderes públicos para seguir contaminando libremente y han mostrado abiertamente su intención de no invertir en las técnicas más limpias existentes”, insiste el director ejecutivo de la ONG, Juan López de Uralde.

La Asociación Nacional de Electroquímica (ANE), que agrupa a las cinco compañías que fabrican cloro en España (Elnosa, Electroquímica de Hernani, Ercros, Química del Cinca y Solvay), ha reaccionado inmediatamente “ante la falsedad de la información facilitada por Greenpeace”. En un comunicado, ANE ha subrayado que el 98% del suministro de agua potable de Europa occidental se somete a un proceso de cloración y que la química del cloro es imprescindible para fabricar el 85% de los productos farmacéuticos.

Asimismo, el sector del cloro niega que la mayoría de los países haya abandonado el sistema de celdas de mercurio, “como demuestra el hecho de que el 38% de la capacidad de producción en Europa utilice esta tecnología”. Según Greenpeace, las fábricas españolas representan el 20% de las que emplean esta técnica en Europa.

El proceso de celdas de mercurio para la fabricación del cloro se emplea en Europa desde 1890, a pesar de ser el camino más contaminante a causa de la cantidad de mercurio que vierte al medio ambiente. Existen recomendaciones de la UE y convenios internacionales que piden la sustitución de esta tecnología por membranas, que no requieren la utilización de mercurio, antes de 2010. Sin embargo, el Gobierno firmó un acuerdo con el sector para prorrogar el cese de esta tecnología hasta 2020.

Mercurio y marisco.

A pesar de esta obsolescencia, el sector asegura que, entre 2000 y 2007, las emisiones totales de mercurio de las plantas españolas disminuyeron un 42%, hasta situarse un 24% por debajo de la media europea. Según Greenpeace, estas mejoras llegan tarde. En el verano de 2007, la ONG recogió 43 muestras de aguas residuales, sedimentos, agua del río y otros puntos del entorno de las plantas para proceder a su análisis en la Universidad de Exeter (Reino Unido). En las inmediaciones de Lourizán (Pontevedra), donde no se han llevado a cabo vertidos en los últimos cinco años, se han registrado 1,5 mg/kg de mercurio en un área tomada actualmente por los mariscadores.

La principal reivindicación de los ecologistas, la creación de una Agencia de Sostenibilidad Química, tendrá que esperar. Fuentes del Ministerio de Medio Ambiente aseguran que el proyecto “sigue su curso”, aunque advierten de que “los trámites administrativos son complicados”. La conversión del Instituto Nacional de Meteorología en Agencia tomó un año, recuerdan.

La captura de CO2 no salvará el clima.

Martes, 7 / octubre , 2008
Co2.

Co2.

La captura y almacenamiento de carbono, el proyecto en el que se basa en buena medida el futuro del carbón como fuente energética y que centra la actividad investigadora de los institutos impulsados en los últimos años por el Gobierno en El Bierzo, no salvará el cambio climático ni llegará a tiempo para que las centrales térmicas de carbón sigan siendo sostenibles. Así se concluye en un informe titulado El carbón en España, un futuro negro , presentado ayer por Greenpeace. La organización ecologista explica que estas investigaciones, «que tienen por objeto reducir los impactos del cambio climático debidos a la quema de combustibles fósiles mediante la captura de CO 2 procedente de las centrales eléctricas y su almacenamiento en depósitos subterráneos», «no ofrecen una solución que evite a tiempo un cambio climático peligroso».

Pese a que el desarrollo de estos mecanismos está siendo ampliamiento promovido por las autoridades españolas y europeas para seguir construyendo y utilizando centrales de carbón, «no está previsto que el despliegue de estas tecnologías por las compañías eléctricas se pueda llevar a cabo antes del 2030 como muy pronto». Greenpeace considera que «para evitar los peores impactos del cambio climático las emisiones globales de gases de efecto invernadero tienen que empezar a reducirse en el 2015, dentro de sólo siete años».

Más gasto energético.

Además la tecnología de captura y almacenamiento de carbono utiliza entre el 10 y el 40% de la energía producida por una central eléctrica, así que «se prevé que su adopción a gran escala acabe con las ventajas de eficiencia conseguidas en los últimos 50 años y aumente en un tercio el consumo de los recursos». Por otro lado, el almacenamiento subterráneo del CO 2 es arriesgado, y no es posible garantizar un almacenamiento seguro y permanente. «Incluso con niveles de fuga muy bajos podrían minar cualquier esfuerzo para mitigar el cambio climático».

Además, Greenpeace recuerda que se trata de una tecnología cara, que puede llegar a duplicar el coste de las centrales y provocar que el precio de la electricidad se incremente entre un 21 y un 91%. Las centrales térmicas leonesas tienen niveles de emisión de CO 2 a la atmósfera muy superiores a las que tienen asignadas oficialmente para cumplir el compromiso de Kioto. Según el informe de la organización ecologista, entre el 2005 y el 2007 la central térmica de Anllares lanzó un 23% más de emisiones de las asignadas. Por su parte la central de Compostilla sólo tiene asignadas un 72% de las emisiones que realmente lanzó a la atmósfera en este periodo. En cuanto a La Robla, la cobertura de las emisiones asignadas es un 79% del total de las emitidas.

El informe de Greenpeace considera que las 22 centrales térmicas de carbón que aún operan en España deben cerrarse porque sólo proporcionan un 23% de la energía eléctrica; mientras que lanzan a la atmósfera un 64% de las emisiones del sector.

Apuesta además por fomentar las energías renovables, especialmente la eólica; y por destinar las ayudas del carbón a estas nuevas tecnologías.

Greenpeace contra Endesa.

Lunes, 21 / julio , 2008

A las siete de la mañana del día de hoy, un grupo de miembros y miembras de Greenpeace han descolgado una enorme pancarta sobre la fachada del edificio de la empresa Endesa en Madrid situada en la calle Ribera del Loira. Lo han hecho como protesta ante un proyecto que consideran dañino y perjudicial para el medioambiente. Se trata del proyecto HydroAysén, del que es socia mayoritaria Endesa, que se propone construir cinco grandes presas hidroeléctricas en el corazón de la Patagonia en Chile sobre los ríos Pascua y Baker. A pesar de las campañas publicitarias emprendidas para resaltar los supuestos beneficios del proyecto y las promesas de que el impacto medioambiental será mínimo, Greenpeace no parece conforme y ha propuesto a José Manuel Entrecanales y Mario Valcarce, los presidentes de Endesa en España y Chile respectivamente, la detención del proyecto. Las razones de la ONG son más que evidentes: las presas inundarían miles de hectáreas de parajes considerados de gran valor ecológico además de los considerables daños que conllevaría la construcción de una red eléctrica de alta tensión de unos 2300 kilómetros que atravesaría el país de norte a sur para transportar la energía producida.

Tal como explica Greenpeace en su web, “De llevarse a cabo, estos proyectos serían sólo los primeros de una serie de presas que inundarían la Patagonia chilena dañándola de forma irreversible” según declaraciones del director de Greenpeace en Chile, Rodrigo Herrero. Por eso se ha planeado una campaña a través de Internet para evitar, tanto desde España como desde Chile que se lleve a cabo este proyecto.