www.Notas.Com.Es

...…Noticias Curiosas, Inventos, Avances Medicos, Fenomenos Naturales, Medio Ambiente, …

 

Salud / Avances Medicos

...navegando por la palabra clave

 
 

30 minutos de ejercicio = cinco años más de vida.

Jueves, 12 / abril , 2012

Diversos estudios demuestran los beneficios de seguir una vida activa. Uno de ellos, realizado por investigadores del Instituto Universitario Cemic de Buenos Aires y que incluyó a 337 personas mayores de 80 años, defiende que el 78% de las personas que realizan actividad física de forma regular, alargan la vida al menos cinco años, frente al 46% de supervivencia en el caso de las personas sedentarias.

Los autores del estudio recomiendan, tras analizar los resultados, realizar 30 minutos de actividad física al día, cinco veces a la semana y proponen como actividades: nadar, caminar, hacer gimnasia acuática, bailar o montar en bicicleta.

Otro trabajo, llevado a cabo por la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea de Jerusalén, ha estudiado a 1.861 personas con edades comprendidas entre los 70 y los 88 años, con el objetivo de comparar la esperanza de vida de las personas consideradas activas (mínimo de cuatro horas de ejercicio semanal) y de las pasivas (personas sedentarias).

El estudio demuestra que, de las personas mayores de 70 años, solo el 15% de las consideradas activas murieron durante los 8 años posteriores, mientras que fallecieron el 27% de las pasivas; del grupo de personas de 78 años, murieron, durante ese periodo, el 26% de las personas activas frente al 41% de las pasivas; y finalmente, el estudio también revela que de las personas del grupo de ancianos de 86 años, sólo fallecieron el 7% de los individuos activos, frente a un 24% de los pasivos en los tres años siguientes.

“Cuando nos hacemos mayores, nos volvemos más sedentarios, favoreciéndose el deterioro del aparato locomotor. Además; se pierde masa muscular, por lo que el mecanismo de regulación de la glucosa se ve disminuido, las arterias pierden elasticidad, y se altera el metabolismo de las grasas, lo que favorece la aparición de diabetes, hipertensión, obesidad e hipercolesterolemia”, destacó la Dra. Araceli Boraita, vocal representante de las sociedades filiales de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y cardióloga del Centro de Medicina del Deporte. “En cambio, si nos mantenemos físicamente activos a lo largo de nuestra vida y seguimos así una vez entrados en la vejez, además de mejorar nuestra elasticidad, coordinación y musculación, disminuiremos la probabilidad de padecer estas enfermedades”, prosiguió.

El amor beneficia la salud cardiovascular.

Miércoles, 22 / febrero , 2012

El entorno afectivo también ayuda a mejorar la respuesta ante tratamientos de enfermedades como el cáncer, la diabetes o las cardiopatías. Así lo demuestra un estudio llevado a cabo por la World Heart Federation en el que se demostró que las personas con unos fuertes lazos afectivos, mejoraban entre dos y cuatro veces su capacidad para reponerse de la enfermedad de la que estaban siendo tratados. Sin duda, el amor es positivo para nuestra salud y podría estar relacionado  con el hecho de que, durante la fase del enamoramiento, el cerebro segrega hormonas como la oxitocina, la dopamina o la adrenalina, que protegen el sistema cardiovascular.

El Dr. Miguel Ángel García Fernández, vicesecretario de la Sociedad Española de Cardiología, señala que “existe una clara relación entre nuestro estado de ánimo y la salud de nuestro corazón. Así, para prevenir enfermedades cardiovasculares, además de controlar la tensión, los niveles de colesterol, realizar ejercicio y seguir una dieta saludable, hemos de favorecer la presencia de sentimientos positivos reforzando nuestros lazos afectivos con nuestro entorno”.

Por el contrario, otras investigaciones han demostrado que las personas con problemas sentimentales cuentan con una menor defensa cardiaca, es el caso del estudio “Marital Stress Worsens Prognosis in Women With Coronary Heart Disease”, llevado a cabo por el Instituto Karolinska de Estocolmo y que estudió a 600 mujeres de entre 30 y 65 años. Según destaca el Dr. García Fernández, “el estudio fue esclarecedor y sorprendente, ya que se demostró que las mujeres con matrimonios muy estresantes tenían tres veces más riesgo de sufrir algún ataque cardiaco que las mujeres que vivían con una  buena relación con su pareja”. Dicha investigación concluyó que el estrés en el matrimonio provoca una progresión de la arteriosclerosis coronaria, con un aumento de la inestabilidad de las placas ateroescleróticas que favorecen la aparición de complicaciones cardiacas.

Basta con 7 minutos de sexo.

Miércoles, 26 / octubre , 2011

Basta con 7 minutos de sexo.

Es lo debe durar un encuentro sexual para que ambas partes queden complacidas. Los terapeutas sexuales afirman que dos minutos es poco y más de 10 demasiado, ¿estás de acuerdo?

“El problema -señalan los expertos- es que la interpretación de un hombre o una mujer de su funcionamiento sexual y el de su pareja está fundada en creencias personales basadas en parte en los mensajes de la sociedad”.

Las ideas estereotipadas y el modelo sexual idealizado provocan frustración en la pareja.

Lo que estamos acostumbrados a oír, ver  y pensar es que cantidad es igual a calidad. Una teoría que se aplica a todos los ámbitos de la vida, pero que en lo que respecta a nuestra sexualidad,  no es el caso.Más no es siempre mejor. Aunque nos lo vendan en la publicidad, las series de televisión y en el cine, donde los encuentros sexuales se idealizan hasta alcanzar en algunos casos el ridículo más absoluto.

Por eso me ha parecido interesante este estudio cuyo objetivo principal es dar solución al alto número de parejas insatisfechas con su vida sexual. Los investigadores querían así motivar a los individuos, abrirles los ojos a la realidad e inducirlos a un cambio para mejorar sus relaciones.

“La mayoría de los hombres y mujeres creen en la fantasía de tener relaciones toda la noche, por lo que puede ser frustrante y decepcionante el no poder cumplirla”, explica Mc Corty, profesor de psicología.

“Desafortunadamente,  la cultura popular actual refuerza muchos estereotipos sobre la actividad sexual, y muchos hombres y mujeres parecen creer en la fantasía de los penes enormes, las erecciones duras como una roca y el acto sexual que dura toda la noche”, añade.

Para comprobar este supuesto (que 7 minutos son suficientes) los investigadores Eric Corty y Jenay Guardiani, de la Universidad del Estado de Penn, hicieron un estudio con 50 miembros del Centro de Terapia e Investigación en Sexualidad de Estados Unidos, que incluía psicólogos, médicos, trabajadores sociales y terapeutas familiares.

Corty y Guardiani publicaron sus resultados en el ‘Journal of Sexual Medicine’. Según los encuestados, un encuentro sexual de uno o dos minutos es demasiado corto, y uno de diez minutos es demasiado largo.

La media es de siete minutos, y esta opinión pareció estar respaldada por la amplia mayoría de las personas entrevistadas a los que se preguntó el promedio de tiempo que debe durar un acto sexual, desde la penetración del pene a la vagina hasta la eyaculació3n.

[Relacionado: Las cinco grandes diferencias entre hombres y mujeres]

También se les pidió calificar lo que consideraban “adecuado”, “deseable”, “demasiado corto”, o “demasiado largo”.

La encuesta mostró los siguientes resultados en cuanto al acto sexual:

1.- Adecuado: de 3 a 7 minutos.
2- Deseable: entre 7 y 13 minutos.
3.- Muy corto: de uno a dos minutos (eyaculadores precoces).
4.- Muy largo: más de 13 minutos.

Con este estudio intentan “disipar dichas fantasías y alentar a hombres y mujeres con datos reales sobre lo que es un acto sexual aceptable”. De esta forma, afirman, se podrán evitar decepciones y disfunciones sexuales.

Los expertos subrayan que estos resultados también tienen implicaciones para el tratamiento de la gente con problemas sexuales. Muchas personas que están preocupadas porque creen que no pueden alcanzar la duración ‘ideal’ de un acto sexual quizás piensan que padecen algún trastorno físico, por lo que es probable que se beneficien más recibiendo una terapia psicológica que tomando medicinas para lograr una ejecución sexual que se ajuste a ese ideal.

¿Qué opinas de estos datos? ¿Estás de acuerdo? ¿Cuánto debe durar en tu opinión el acto sexual?

Quemaduras domésticas.

Jueves, 5 / agosto , 2010

Las quemaduras son lesiones de los tejidos que resultan del contacto directo con llamas, líquidos, gases o superficies calientes, cáusticos químicos, electricidad o radiación. Según explica el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, ante un paciente con una quemadura se deben evaluar una serie de factores que determinarán la gravedad del cuadro y por tanto su tratamiento. La piel es la más frecuentemente dañada, lo cual compromete su función como barrera a las lesionesy las infecciones, así como órgano regulador de la temperatura corporal. Ante un paciente quemado se deben evaluar una serie de factores que determinarán la gravedad del cuadro y por tanto su tratamiento.

La quemadura supone la destrucción de las células de la zona afectada. La pérdida de queratina y lípidos, que actúan como barrera frente a la evaporación, favorece la pérdida de agua y con ello la pérdida de calor corporal. Por otra parte, al perderse la integridad de la piel, se facilita la posibilidad de infecciones.

La acción directa del calor favorece la liberación en los vasos de sustancias vasoactivas (histamina, prostaglandinas), que incrementan la permeabilidad vascular, dando lugar a calor local, rubefacción y edema. Esta situación puede provocar el desprendimiento de la epidermis y la formación de ampollas. El tejido muerto se desprenderá y será sustituido por tejido nuevo.

Cuando se trata de quemaduras muy superficiales, los elementos residuales de la dermis regeneran la piel rápidamente, no quedando secuelas ni cicatrices permanentes.

En los casos más graves, se produce el cese del flujo sanguíneo en el área quemada, debido a la formación de coágulos que bloquean los capilares. En este caso, puede suponer la pérdida de los mecanismos de defensa de la zona, por incapacidad para acceder los glóbulos blancos y los antibióticos administrados por una vía sistémica. También se dificulta significativamente la restauración de los tejidos dañados.

Importancia por grados .

Primer grado: a fectación exclusiva de la epidermis. Hay eritema (enrojecimiento) y dolor, aunque no se llegan a formar ampollas. Curan completamente, sin dejar cicatrices, en tres o cuatro días.

Segundo grado: a demás de la epidermis, afectan a una parte de la dermis. Se presentan con eritema, ampollas, exudado, acompañados de dolor intenso. Según la profundidad de la lesión, la curación tarda en producirse hasta tres semanas, en unos casos sin dejar cicatrices pero en otros pueden dejar una cicatriz permanente.

Tercer grado: hay una afectación de todas las capas de la piel. Las lesiones presentan un aspecto coriáceo, de color blanquecino. No hay ampollas y, en muchos casos, ni siquiera hay dolor, como consecuencia de la destrucción de las terminaciones nerviosas de la piel en la zona. Frecuentemente se requieren varios meses para su curación.

Cuarto grado: afectan a todas las capas de la piel y además a una parte de los tejidos subcutáneos. Tienen un aspecto blanquecino y seco, y generalmente no son dolorosas. Tardan varios meses en curar y suelen requerir injertos de piel.

Los objetivos básicos del tratamiento de las quemaduras son los siguientes:

•Reducir el dolor.

•Proteger el área afectada del aire.

•Prevenir la deshidratación de la piel.

•Su ministrar un entorno adecuado para la regeneración de la piel.

•Prevenir la infección.

•En principio las quemaduras leves no requieren administración de antibacterianos, ya sea tópica o sistémicamente.

Si se trata de quemaduras superficiales de segundo grado, se debe lavar con agua y jabón suave la zona afectada. Limpiar con un antiséptico y aplicar un apósito estéril. El dolor puede tratarse analgésicos convencionales.

En términos generales, los únicos casos susceptibles de tratamiento en la oficina de farmacia serán los más leves, las quemaduras de primer grado o las de segundo grado superficial, en adultos sanos y siempre que no presenten un área extensa o se localicen en áreas críticas.

No lo olvides: pregunta siempre a tu farmacéutico. Él te informará sobre éstas y otras cuestiones relacionadas. Y recuerda que la intervención farmacéutica supone una elevada garantía en el proceso global de adecuación, efectividad y seguridad de los tratamientos con medicamentos.

Dieta para el Parkinson.

Jueves, 5 / agosto , 2010

Las alteraciones motoras y psíquicas que provoca el Parkinson, entre ellas la disfagia, el estreñimiento y la depresión que acarrea la falta de autonomía, traen consigo tanto la dificultad para alimentarse como la pérdida del apetito. De ahí que sea tan importante analizar las implicaciones de una dieta acorde a cada estado evolutivo así como las posibles interacciones de los alimentos con la terapia.

Según un artículo aparecido en Diario Médico, hasta la fecha sólo el consumo de café, té negro y vitamina E han demostrado tener cierto efecto preventivo sobre el riesgo de contraer Parkinson, la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente en España, con una prevalencia nacional de 20 diagnósticos nuevos por cada 100.000 habitantes al año. Su causa se desconoce. Y es que al igual que sucede con el Alzheimer existe cierto porcentaje de afectados que padecen una forma hereditaria; sin embargo, la mayoría de los casos son fruto de la interacción entre la genética y los factores ambientales todavía por descubrir. Esto no ha impedido a la epidemiología tratar de establecer conexiones entre los hábitos dietéticos y el posible desarrollo de la enfermedad.

Tal y como reza este artículo, son muchas las investigaciones que se han realizado a este respecto. Se ha dicho, entre otras cosas, que el consumo de productos lácteos en varones acarrea un mayor peligro. El curry salió a colación en algún estudio pero nunca más se supo, y lo mismo sucede con las grasas saturadas. Así lo han explicado Gurutz Linazasoro, director del Centro de Investigación de Parkinson de la Policlínica de San Sebastián, que ha participado en el primero de los debates sobre Nutrición y Enfermedades Neurodegenerativas celebrado por Diario Médico, con el patrocinio del Instituto Tomás Pascual, junto a Francisco Grandas, neurólogo del Hospital madrileño Gregorio Marañón, y María José Catalán, neuróloga del Hospital Clínico San Carlos, también en Madrid.

En qué consiste la enfermedad.

La Enfermedad de Parkinson es una patología del sistema nervioso. Afecta a la zona del cerebro encargada del control y coordinación del movimiento del tono muscular y de la postura. En esta zona del cerebro, llamada sustancia negra, existe un componente químico, la dopamina. La presencia de dopamina es esencial para la regulación de los movimientos, es decir, para que los movimientos se realicen de una forma efectiva y armónica. En la Enfermedad de Parkinson, se produce una degeneración de la sustancia negra, cuya consecuencia es la disminución de la dopamina. Es por ello que las principales manifestaciones de la enfermedad expresan un control deficiente de los movimientos: temblor, lentitud, rigidez y alteraciones de la postura y de la marcha. Constituye una de las causas más comunes de incapacidad en las personas mayores, aunque cada vez afecta a personas más jóvenes, incluso a menores de 40 años.

Los síntomas más comunes son: temblor (más evidente cuando se está en reposo, lento y rítmico y no se presenta en todos los casos), ralentización del movimiento o bradicinesia (falta de expresión en la cara, escritura lenta y de trazos pequeños, que se da tanto en los movimientos automáticos, como deglutir, parpadear, etc., como en los voluntarios), rigidez muscular (resistencia a mover pasivamente las extremidades), anomalías posturales (inclinación de la cabeza y el tronco hacia delante, tendencia a mantener los codos y rodillas encogidos), anomalías al andar (marcha lenta, levantando poco los pies del suelo, pasos cortos y rápidos, episodios de bloqueo, aumento brusco del ritmo de la marcha), trastornos del equilibrio (se pueden manifestar en un estadio avanzado de la enfermedad), estreñimiento, insomnio, alteración de la visión, etc. La terapia actual reduce al máximo sus síntomas y combina fármacos, pautas dietéticas, fisioterapia, logopedia, atención psicológica y en casos seleccionados, cirugía.

Qué debe tener en cuenta la dieta.

Tal y como recoge Gurutz Linazasoro en su libro No te comas el coco. Comida cerebrosaludable, publicado hace unos años junto al prestigioso cocinero Martín Berasategui a beneficio de la Asociación de Parkinson Guipúzcoa (Aspargui), la dieta debe tener en cuenta el tratamiento farmacológico, el estreñimiento frecuente, y las dificultades que presentan los pacientes para comer y deglutir. Teniendo en cuenta que las necesidades nutricionales de cada individuo varían según las circunstancias fisiológicas, psicosociales y patológicas de cada momento, así también su alimentación debe adaptarse a cada momento. Unos hábitos alimenticios saludables repercuten favorablemente en nuestra vida, pero no sólo en el momento actual, sino también a largo plazo y ayudan a tener un «envejecimiento cerebral exitoso». El cerebro no es una excepción en estos casos, y una buena alimentación puede ser una medida que ayude a prevenir o retardar la aparición de dolencias neurodegerativas asociadas normalmente a la edad, como el parkinson, el Alzheimer, la pérdida de la memoria, etc.

La edad perfecta para comenzar a adquirir ciertos hábitos de alimentación saludable es la infancia. “De hecho los niños, uno de nuestros públicos objetivos en esta obra, han de acostumbrarse a desayunar bien, comer verdura, cinco piezas de fruta al día y no abusar de la bollería industrial”, explica el doctor Linazasoro. En el caso de las personas que padecen alguna enfermedad neurológica crónica, “resulta decisivo adaptar la alimentación a sus necesidades, teniendo en cuenta sus hábitos, su nivel de autonomía y su calidad de vida”, explica el doctor Linazasoro.

Enseñar a comer bien: fundamental.

Los problemas motores de coordinación característicos del Parkinson, junto con la característica rigidez y las temidas discinesias, limitan ciertas actividades funcionales, entre las que se haya la deglución o la habilidad para comer de forma independiente. Así, esta enfermedad es mucho más que una alteración muscular, acarreando, por ejemplo, un importante desgaste a nivel anímico que puede redundar en cuadros de anorexia, desnutrición y malnutrición. “Muchos pacientes -advierte el doctor Grandas- pierden la atracción que sentían hacia la comida”. La sensación de recompensa se esfuma y “la comida pasa a un segundo o tercer plano en el tratamiento del Parkinson, cuando está más que demostrado que su papel es determinante para surtir de energía al organismo”, añade Linazasoro. Así pues, ¿qué puede hacerse al respecto?

1.    La flexibilidad de horarios es un consejo habitual. “Permitir que el enfermo coma cuando realmente pueda comer, adaptándose a sus horarios, es necesario”, según Grandas.

2.    Del mismo modo, “la supervisión del menú y procurarle alimentos de fácil masticación son medidas sencillas que pueden mejorar la calidad de vida”, agrega Catalán. En este punto incide sobre la paradoja que representa en esta enfermedad típicamente enlentecedora el hecho de “con frecuencia los pacientes se aceleren a la hora de comer, incurriendo en un mayor número de atragantamientos y una mayor frustración”.

3.    Para evitarlo, tanto Catalán como sus colegas recomiendan comer despacio y en pequeñas cantidades, sentarse en una postura correcta y utilizar cubiertos fáciles de sostener. Según la experta, “instruir al paciente en el arte de comer bien debe erigirse como pilar básico”.

La dieta mediterránea: la más cerebrosaludable.

“Una dieta prudente, como la mediterránea, tiende a considerarse positiva; en cambio, es difícil hablar del valor individual de un alimento por separado”, señala Linazasoro. A título anecdótico la triada de expertos coincide en que las dietas hipocalóricas son beneficiosas para la neurogénesis, pero “hay que saber dónde pisamos para no caer en problemas de pérdida de peso, agravados por la inhibición del apetito que pueden causar la depresión o la propia medicación, la ausencia de sentido gustativo o las simples dificultades para ejercitar el movimiento que lleva la cuchara de la mano a la boca”, matiza Grandas.

De cualquier manera, el consejo más importante para conseguir un envejecimiento saludable, según los autores de este libro, se resume en cuatro palabras: “seguir la dieta mediterránea”. Ésta consiste básicamente en consumir frutas, verduras, legumbres, pescados y aceite de oliva. Los autores destacan que “cada día existen más evidencias del efecto positivo de estos alimentos, la mayoría de ellos ricos en omega-3”. Los antioxidantes (que se encuentran, por ejemplo, en las nueces) también resultan muy beneficiosos para luchar contra el envejecimiento. Pero es igualmente importante  beber entre ocho y diez vasos de agua diarios (entre 1,5 y 2,5 litros).

“Simplemente se debe buscar un equilibrio y tener mucho sentido común: tener una dieta saludable y no ingerir -en la medida de lo posible- alimentos ricos en calorías”, añade el doctor Linazasoro. De ahí que los autores resalten que “comer bien resulta una mezcla entre inteligencia y placer”.

El papel de las vitaminas y los antioxidantes.

En el libro, Linazasoro aseguraba que se había comprobado que la ingestión de vitaminas B6, B12 y ácido fólico no tenía ninguna repercusión sobre el riesgo de contraer parkinson. Tampoco la vitamina C ni los carotenoides de las zanahorias y otros productos hortofrutícolas frescos. Por otra parte, aunque la influencia de los ácidos omega-3 no está del todo clara, hay pruebas experimentales que les otorgan un papel protector debido a sus propiedades antioxidantes”. Podría pensarse así que los suplementos vitamínicos antioxiodantes son de ayuda; sin embargo, su eficacia no está demostrada.

La levodopa y los alimentos.

Otro aspecto que ha dado que hablar, según Linazasoro, es el de la concentración de levodopa en determinados alimentos. Es el caso de las habas, concretamente de las vainas. “Contienen esta sustancia, pero habría que tomarse sacos para sustituir a la pastilla”, indica al respecto. “Pero hay una cuestión todavía más importante -interviene Catalán-, y no es otra que la de la relación de este fármaco puntero dentro del arsenal dispuesto para tratar la enfermedad, con las proteínas”. Antes de tornarse en dopamina la levodopa se sube al mismo autobús que las proteínas para llegar al cerebro. Esto significa que no se absorbe en el estómago sino en el intestino, por lo que, de acuerdo con Linazasoro, “si el paciente toma la levodopa junto con alimentos ricos en proteínas, éstas compiten con la levodopa para atravesar el intestino y el resultado es una importante pérdida de ésta”. Otro factor limitante de su absorción es el estreñimiento, que afecta al 90 por ciento de los afectados por Parkinson y puede combatirse con una intensificación del consumo de agua, fibra, verduras y fruta.

Esto hace que, aunque en fases avanzadas sí pueda administrarse la levodopa después de comer, cuando se presupone que existe más tolerancia, en etapas avanzadas convenga tomarla media hora antes, así como dejar las proteínas para la cena, en lo que se conoce como “una redistribución proteica, que pasa por asumir una dieta baja en proteínas en los periodos del día que deseemos disfrutar de mayor movilidad”, apunta la doctora María José Catalán, del Hospital Clínico San Carlos.

Aumenta el cáncer de piel.

Lunes, 2 / agosto , 2010

Según los expertos, el problema no es la exposición regular al sol, que es “buena” y que previene la osteoporosis, entre otro tipo de enfermedades, debido a las vitaminas que la piel absorbe a través de los rayos del sol, sino los ‘baños de sol’ tomados de manera “irracional” para conseguir un mejor bronceado

La moda de exponerse al sol de forma “exagerada” y “episódica” en verano ha aumentado en los últimos treinta años la incidencia del melanoma avanzado, el tipo de cáncer de piel más mortífero, un 237 por ciento, según han advertido varios expertos con motivo de la celebración del 46 Congreso Anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés) en Chicago (EE.UU).

Así, el presidente del Grupo de Estudio del Melanoma Español, Salvador Martín Algarra, subrayó que la incidencia de esta enfermedad, responsable de cerca del 80 por ciento de las muertes por cáncer de piel, “está aumentando mucho” en Europa, Estados Unidos y Australia debido a este tipo de exposiciones al sol “episódicas e intensas”. “Antes nuestros padres estaban más expuestos al sol, pero crónicamente, y luego no hacían estas exposiciones ridículas de dos semanas”, insistió.

El problema no es la exposición regular al sol, que es “buena” y que previene la osteoporosis, entre otro tipo de enfermedades, debido a las vitaminas que la piel absorbe a través de los rayos del sol, sino los ‘baños de sol’ tomados de manera “irracional” para conseguir un mejor bronceado, según señaló el médico. “Hay una aumento de incidencia clarísimo relacionado con comportamientos irracionales”, apuntó.

En este sentido, los expertos consideran que una de las principales causas de la proliferación de cáncer de piel en occidente es el “glamour” que rodea a lo moreno como sinónimo de “belleza”. Esta mentalidad impulsa a muchos hombres y mujeres a tumbarse al sol durante “ocho horas un día en verano y luego a pasar cuarenta días sin que les dé el sol porque no salen de la oficina”, señaló Martín Algarra, quien aseguró que “los noruegos y los suecos que vienen a tomar el sol a España cada verano y se exponen ‘vuelta y vuelta’ tienen mucho más riesgo”.

Hasta tal punto ha aumentado los casos de este tipo de cáncer, que mientras que la mortalidad en el resto de cánceres ha disminuido en general un 17 por ciento entre 1995 y 2005, las muertes por melanoma se han incrementado un 32 por ciento, de acuerdo a datos aportados en ASCO por el doctor Axel Hauschild, del departamento de Dermatología de la Universidad de Kiel, en Alemania.

Este experto señaló que, si bien es cierto que la genética está más “directamente relacionada” con la aparición de un melanoma que la exposición al sol, y por lo tanto, tener antecedentes familiares de esta enfermedad tiene “más peso” en la probabilidad de desarrollar un cáncer de piel de este tipo, por otro lado, “la genética no se puede cambiar”, mientras que los hábitos de exposición al sol sí, por lo que subrayó la importancia de “mantener en primera línea” las campañas en contra de tomar el sol de manera “exagerada”.

Importancia de proteger a los niños.

Además, el presidente del Grupo de Estudio del Melanoma Español subrayó la importancia de evitar especialmente que los niños se expongan al sol sin protección, ya que “la asociación de exposición episódica y exagerada guarda más relación con cáncer cuando es en la infancia que en la vida adulta”. Es decir, es más probable tener un cáncer de piel cuando se es adulto si de niño se ha estado expuesto al sol de esta manera. “Que nuestros hijos se quemen, nos tiene que doler”, afirmó el médico.

Además, el experto aconsejó “incluir el chequeo dermatológico dentro de la rutina higiénica”, para controlar la evolución de los lunares, sobre todo en el caso de personas que tienen muchos lunares o con antecedentes familiares, ya que estas personas tienen “más probabilidad” de desarrollar melanoma, señaló Hauschild.

La única forma de detectar un melanoma es mediante una biopsia, extirpando el lunar sospechoso o parte del mismo. Sin embargo, los primeros signos del melanoma pueden observarse a simple vista y consisten en lunares asimétricos, borde irregular, con color variable, con diámetro de más de seis milímetros y con una evolución de la forma, el borde, el color o el tamaño.

Cada año se diagnostican en Europa 62.000 casos de melanoma avanzando, o lo que es lo mismo con metástasis en otras partes del cuerpo. Es el octavo tipo de cáncer más diagnosticado en mujeres y el decimoséptimo más común en hombres en el continente. Además, la incidencia de este tipo de enfermedad es la que más crece en hombre y la segunda que más está aumentando en mujeres.

La “menopausia masculina”.

Miércoles, 30 / junio , 2010

Un equipo de la Universidad de Manchester (Reino Unido) han identificado por primera vez síntomas relacionados con la andropausia o “menopausia masculina” como resultado de la disminución de la producción de la testosterona en hombres adultos, según un estudio publicado en la revista ‘New England Journal of Medicine’.

A diferencia de la menopausia femenina, este tipo de trastorno, sólo afecta a un escaso 2% de los hombres, y entre sus síntomas se engloba una menor erección matinal, bajo deseo sexual, disfunción eréctil, incapacidad para realizar actividades vigorosas, depresión y fatiga.

En la investigación se midieron los niveles de testosterona de 3.369 hombres de entre de 40 y 79 años de un total de ocho centros europeos: Manchester (Reino Unido), Florencia (Italia), Santiago de Compostela (España), Lovaina (Bélgica), Malmö (Suecia), Tartu (Estonia), Lodz (Polonia) y Szeged (Hungría). Seguidamente, también realizaron una encuesta sobre su salud sexual, física y psicológica.

Al analizar los resultados, comprobaron que junto a los síntomas asociados a la sexualidad, se detectaron otros secundarios como apatía, falta de energía y tristeza que también están relacionados con esta enfermedad. En total, la lista de posibles síntomas “menopáusicos” ascendió a 32. De ellos, sólo nueve, se asociaron con una disminución de los niveles de testosterona donde los tres más importantes sexualmente son la menor frecuencia de erecciones matinales, de pensamientos relacionados al sexo y un aumento de la disfunción erectil.

Tras el estudio los autores concluyen que todos estos síntomas, junto con bajos niveles de testosterona, son necesarios para establecer un diagnóstico de hipogonadismo de inicio tardío o andropausia. Señalan además que otros síntomas no-sexuales pueden estar presentes como la incapacidad para realizar una actividad física vigorosa, como caminar más de 1,5 kilómetros, correr o levantar objetos pesados. Estos investigadores también determinaron tres síntomas psicológicos: tristeza, cansancio y pérdida del tono, todos ellos vinculados a bajos niveles de testosterona

Para el experto en Biomedicina de la Universidad de Manchester y uno de los autores del estudio, Fred Wu, es importante hacer un diagnóstico correcto del trastorno antes de administrar medicamentos, ya que actualmente se tiende a recetar tratamientos con testosterona a hombres que realmente no los necesitan.

“Por primera vez se han identificado los síntomas del hipogonadismo tardío y la investigación sugiere que el tratamiento con testosterona sólo sería útil en un número reducido de casos, en los que hay una deficiencia de andrógenos, ya que muchos síntomas no están relacionados con un descenso de los niveles de testosterona”, asegura.

Estudio sobre el envejecimiento saludable en Toledo.

Lunes, 5 / abril , 2010

En este sentido, aseguró que un análisis previo de los datos recogidos sobre una muestra cercana a las 2.500 personas muestra que tenemos una población mayor con buena salud, ya que el 65% de los mayores estima que su estado es bueno o muy bueno y un 26% dicen que su estado es normal, frente a un 9% que considera que su salud es mala o muy mala.

Lamata presentó este documento pionero, elaborado por el Servicio de Epidemiología de la Consejería y el Servicio de Geriatría del Hospital Virgen de la Salud de la capital en colaboración con la Red de Envejecimiento y Fragilidad (RETICEF) y el Instituto Carlos III y avalado por la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG), como uno de los proyectos más ambiciosos e innovadores realizados en España sobre el envejecimiento y sobre la fragilidad de este segmento de la población entendida como un factor de riesgo de mortalidad, discapacidad, hospitalización, deterioro cognitivo y enfermedad vascular, entre otros.

Asimismo, los mayores tienen una buena percepción de su edad biológica ya que sólo un 9,6% expresa sentirse más viejos que los demás y además se sienten mayoritariamente bastante felices o muy felices en el 76,8% de los casos y sólo un 4,2% expresa ser infeliz.

Otros indicadores recogidos en el documento señalan que el 85% de los mayores encuestados están satisfechos con su vida frente a un 2,3% que manifiestan estar insatisfechos y un 14,9% dicen sentirse incapaces de solucionar los problemas de sus vidas bastante a menudo o muy a menudo en tanto que la mayoría expresar ser dueño de su actos y de sus decisiones.

La muestra indica también que un 8,4% de los mayores presenta fragilidad, aspecto este que se relaciona con la edad y con la presencia de enfermedades neurológicas como la demencia, el parkinson, los accidentes cerebrovasculares, el trastorno cognitivo o depresivo y otras enfermedades como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, y que resulta modificable mediante intervenciones de salud.

Así un 41% de la población mayor podría encontrarse en situación de pre-frágiles, aspecto que va creciendo con la edad pasando del 2% a los 65-70 años a más del 15% superados los 70, lo que representa un alto impacto en la población mayor.TASAS

Respecto a las tasas de discapacidad, el principal hallazgo del Estudio es que en comparación con los resultados obtenido en análisis realizados hace 15 años y ajustando por edad se constata una disminución del 20% en la tasa bruta de discapacidad en actividades básicas de la vida diaria.

El consejero de Salud y Bienestar Social presentó el Estudio junto a la directora general de Salud Pública, Berta Hernández, y el doctor Francisco José García García, del Servicio de Geriatría del hospital Virgen de la Salud de Toledo, que es uno de los promotores del proyecto que ha sido financiado por el gobierno regional y el Fondo de Investigaciones sanitarias del Ministerio de Sanidad y Política Social.

Los datos de este Estudio longitudinal realizado en el Partido Judicial de Toledo son el resultado de la petición de datos sociodemográficos, de función y actividad, de calidad de vida, de cognición y estado de ánimo, de enfermedad y rendimiento motor lo que ha posibilitado extraer una imagen muy exacta sobre la salud de nuestros mayores.

De igual modo, lo resultados obtenidos indican la importancia de la política de atención a los mayores y los programas de promoción de la autonomía personal, prevención de la dependencia y envejecimiento activo que desarrolla el Gobierno de Castilla-La Mancha en el marco del II Plan de Atención a Mayores en Castilla-La Mancha, horizonte 2011, con el objetivo de dignificar el presente y el futuro de este colectivo en continuo crecimiento.

Cada vez vivimos más años y en mejores condiciones físicas y mentales, afirmó Lamata, por lo que hay que continuar trabajando en el ámbito de la prevención de la salud para retrasar lo más posible los signos de dependencia y el agravamiento de enfermedades o discapacidades y de sus secuelas, además de fomentar el potencial físico, social e intelectual de las personas mayores.

En este sentido, el consejero -que recordó que la región mantiene una de las tasas de esperanza de vida más alta de Europa- resaltó que el Gobierno de José María Barreda está preparado para asumir los nuevos retos asistenciales que requerirán los cambios sociodemográficos y el mayor envejecimiento de la población con un nuevo modelo de atención sociosanitaria que quedará definido en el Plan de Salud y Bienestar Social 2011-2020 que se está elaborando en la Consejería de Salud y Bienestar Social.

Ejercicio físico durante el embarazo.

Lunes, 5 / abril , 2010

Las embarazadas que practican ejercicios físicos moderados pueden tener hijos más saludables, divulgó hoy la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Una investigación realizada por expertos de las Universidades de Auckland, Nueva Zelanda, y de Arizona, Estados Unidos, mostró que los ejercicios durante el embarazo disminuyen las probabilidades de que el bebé nazca con exceso de peso o que sufra obesidad.

Los científicos reclutaron a embarazadas a las que se le pidió ejercitarse en bicicletas en sesiones de 40 minutos semanales.

Las mujeres debían mantener ese programa al menos hasta las 36 semanas de gravidez.

Entre las que practicaron ejercicios, no se afectó el crecimiento del feto en el útero y las probabilidades de que nacieran con exceso de peso resultaron menores.

Además, este hábito saludable no interfiere con los cambios en la respuesta de la madre a la hormona insulina, un mecanismo necesario para que el bebé se alimente de forma eficiente.

El sobrepeso en los niños recién nacidos se encuentra asociado con el riesgo de obesidad, mientras que un peso adecuado está vinculado con beneficios para la salud a largo plazo.

La comida basura es adictiva.

Martes, 30 / marzo , 2010

El éxito de los restaurantes de comida rápida podría explicarse gracias a un nuevo estudio realizado por científicos estadounidenses. Éste revela que una ingesta habitual de comida ‘basura’ puede llegar a producir efectos similares a los de la drogadicción.

Científicos del Instituto de Investigación Scripps (EE.UU.) han explicado las conclusiones del estudio en la revista ‘Nature Neuroscience’. Han descubierto que los alimentos grasos y azucarados provocan los mismos efectos en el cerebro que llevan a la gente a la drogadicción.

Los expertos realizaron el estudio con ratas alimentadas a base de tarta de queso, bacon y salchichas. Poco después del experimento, los animales comenzaron a engordar y a mostrar signos de adicción, similares a los que sufren algunas personas con la heroína o el tabaco.

“Esto muestra la evidencia de que la drogadicción y la obesidad están basadas en los mismos mecanismos neurobiológicos”, explica el profesor Paul Kenny. “En el estudio, los animales perdieron completamente el control de su comportamiento alimenticio y continuaban comiendo incluso cuando recibían descargas eléctricas”, añade.

Después de que las ratas se acostumbraran a la comida basura, las devolvieron a su dieta habitual, basada en ensalada. Sin embargo, prefirieron estar dos semanas sin comer antes de ingerir alimentos bajos en grasas.

Una persona adicta a las drogas, continúa consumiéndolas incluso siendo consciente de que son dañinas para su salud. Por ello, en este estudio se realizaban descargas eléctricas a las ratas. Mediante una luz, les anunciaban que iban a recibir una descarga si seguían comiendo. Las ratas a las que no se había acostumbrado previamente a la comida basura, dejaban de comerla en cuanto recibían el estímulo, mientras que las adictas continuaban comiendo a pesar de recibir las descargas.

Al igual que una persona drogadicta, la respuesta de placer en el cerebro era cada vez menos eficaz en las ratas, por lo que cada vez necesitaban comer más para sentir satisfacción.